•  |
  •  |

En la medicina holística la dieta equivale al bienestar consciente, dado que no solo se abarca desde el punto de vista estético de la persona, sino que avanza hasta la integridad corporal, mente y espíritu, de manera armoniosa.

La dieta es un término que abarca más que el simple hecho de comer, se trata de alimentarse sana y equilibradamente, con el único objetivo de perseguir una buena salud a través de los nutrientes principales como los carbohidratos, proteínas y las grasas, dice Rosmy Lucía Ascencio Ramírez, máster en Nutrición y Dietética aplicada al Deporte.

No es cierto que todas las personas que trabajan la meditación a través de las diversas disciplinas del yoga sean vegetarianas, si bien es cierto son muy saludables para el cuerpo y fuertes limpiadores de toxinas, hay quienes complementan su dieta diaria con pequeñas dosis de carne, dado que los nutrientes de estas son necesarios para el organismo, refirió Ascencio.

“Desde el punto de vista holístico, la alimentación del ser humano debe ser estricta y consciente para hacer más efectiva la comunicación con nuestro bienestar corporal.

Es importante considerar que en nuestra mesa diaria se sirvan los alimentos correctos y contemplemos una rutina de ejercicios según lo ingerido, con el fin de evitar las acumulaciones innecesarias que solo destruyen nuestro organismo”, manifestó.

Lo que debemos comer

Según la experta, “lo menos manipulado por el hombre es lo que cada día debemos ingerir, porque entre más lo toca, se van perdiendo los nutrientes originales, y al final se adicionan los sabores artificiales y preservantes, los cuales son desechos para el organismo”.

Si tomamos los alimentos directamente de la naturaleza, nuestro cuerpo en su anatomía conoce el metabolismo para desintegrarlo y esparcir los complementos vitamínicos a todos los niveles del cuerpo.

“Las dietas basadas en productos enlatados independientemente de su nivel en preservantes solo son sobrecargas para el cuerpo y altamente tóxicas, pues ningún alimento es embasado sin aditivos artificiales químicos”, advirtió Ascencio, quien además resaltó que “mente sana es cuerpo sano, y es, precisamente, a lo que apuesta la holística en su práctica por armonizar integralmente al ser humano”.

Es ideal consumir la avena que es un cereal de bajo costo, nutritivo y de fácil combinación con otros alimentos tales como banano, manzana, mango, níspero, papaya, entre otros, etc… Esto significa que en vez de comernos un cereal con “frutas deshidratadas, importado del extranjero y cargado de aditamentos artificiales, optemos por algo más de preparación en casa, algo menos manipulado por el hombre”, detalló la máster en Nutrición.

Nuestro nivel de vida aumenta cuando se combinan buenas prácticas de salud de forma constante y no esporádica, dado que la efectividad de lograr una vida más equilibrada corporalmente no se logra de la noche a la mañana, sino que es cuestión de disciplina fundamentalmente, argumenta la experta.

El yoga es una práctica que sin distingo de edad está enfocada en rendir culto y homenaje al cuerpo a través de movimientos, producto de las energías calóricas que nos brindan los alimentos y nosotros consumimos.

La nutricionista agregó que “padres, madres e hijos pueden apostar a la calidad de su salud, incluyendo dentro de su régimen diario ejercicios de meditación y platos alimenticios menos monocromáticos”.

“Meditar no es cosa de adultos nada más, los pequeños pueden ser guiados por sus padres o un experto para que poco a poco y de manera natural lleven calma y paz a la mente y al cuerpo. Estos ejercicios ayudan en gran medida a la retentiva que los niños tienen por ingerir verduras y vegetales”, puntualizó.

“El cuerpo es como un circuito cerrado, si mentalmente estamos bien, el resto de cuerpo estará bien y preparado para rechazar lo tóxico”, complementó.

 

Créditos

Rosmy Lucía Ascencio Ramírez, máster en Nutrición y Dietética aplicada al Deporte.