•   Brasil  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El temible cañón derecho de Ivan Rakitic puede amargar a cualquier rival, no importa que se llame Brasil y juegue en casa. Pero el disparo del croata también puede mostrar otro efecto devastador: el de eclipsar el regate del astro brasileño Neymar, su inminente colega en el Barcelona.

El nombre de moda en el fútbol español estos días --los rumores por su fichaje por el Barsa le han colocado en las portada de los diarios-- emerge como una figura antagónica a la del Neymar del Barcelona, cuyo rendimiento en España no ha cumplido con las altas expectativas.

Difícil de superar

Rakitic, de 26 años, ha firmado su mejor temporada desde que fichase por el Sevilla en enero de 2011. Quince goles --12 en el campeonato y tres en la Liga Europa-- y 10 asistencias le avalan como uno de los futbolistas más destacados del Viejo Continente. Y actuando en el centro del campo.

Jugando como delantero, Neymar se quedó por debajo de las estadísticas del croata de melena rubia: 14 dianas y 8 asistencias.

Escorado a una banda o por el centro, Rakitic (1.84 metros y 75 kilos) combina muy bien en corto tanto en largo y atesora un terrorífico chute con la derecha, ya sea en balón corrido o parado.

Las estadísticas no engañan. Muestran a un centrocampista preciso en el pase, muy al estilo del Barcelona. El 74.3% de sus intentos tienen éxito.

En remates, lideró al Sevilla que se proclamó campeón de la Liga Europa ante el Benfica, final en la que fue además elegido como el mejor del partido.

Contabilizó en el campeonato español en torno al 16% del total de los disparos efectuados, y en faltas recibidas cerca del 13%.

Sus goles reflejan el golpeo telescópico del jugador. De los 12 en Liga, cinco fueron a balón parado (cuatro de penalti y uno de falta directa).

A Croacia, con la que debutó en 2007, la representa por amor. Rakitic nació en la localidad suiza de Möhlin y podía haber representado a Suiza, pero su corazón se lo impidió.

‘Mi corazón es croata, mis padres lo son, todos mis amigos los tengo en Croacia, y si puedo jugar para mi país lo hago’, dijo en una entrevista concedida al Sevilla.

 

60 partidos internacionales tiene Rakitic, con nueve goles anotados.

 

Quería ser arquitecto y de cierta forma lo es

Ivan Rakitic, el jugador que estuvo cerca de dedicarse a la arquitectura, se formó en Suiza, en el Basilea, y después se curtió en el Schalke 04 alemán, donde coincidió con los españoles Raúl González y José Manuel Jurado.

Admirador de Robert Prosinecki, legendario internacional croata que también militó en el Sevilla, Rakitic puede formar una pareja envidiable en el eje del centro del campo croata junto a su compatriota Luka Modric. Ambos tienen el listón alto, el de al menos igualar el tercer puesto de la selección croata de 1998.