• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • AFP

Argentina y Francia, dos favoritos al título en Brasil 2014, arrancan su conquista del mundo este domingo, de la mano de los “superstars” Lionel Messi y Karim Benzema, en una jornada que también contempla los estrenos de Ecuador y Honduras.

El debut de la albiceleste, cabeza del Grupo F, ante Bosnia-Herzegovina (4:00 pm) no podía tener mejor escenario que el imponente Maracaná, de Río de Janeiro, una especie de teatro de los sueños.

Desde el sorteo de diciembre en Costa do Sauípe, Argentina, dos veces campeona mundial y una de las grandes potencias históricas, ha sido situada como candidata casi inamovible al liderato de la llave, algo que no debería poner en apuros al combinado bosnio, debutante en Copas del Mundo.

Somos Argentina y tenemos que salir a ganar. No le tenemos miedo a nadie”, dijo el jueves el defensor Ezequiel Garay en el primer contacto de la Selección con la prensa, en Brasil.

La Argentina del DT Alejandro Sabella, por momentos avara y lujosa al mismo tiempo, mete miedo solo con leer los nombres de sus “Cuatro Fantásticos”: Lionel Messi, Sergio Agüero, Gonzalo Higuaín y Ángel Di María, pero increíblemente tambalea cada vez que la atacan.

Y eso es lo que tendrá que corregir Sabella antes del duelo con los balcánicos, que tienen en Edin Dzeko (Manchester City) y Vedad Ibisevic (VfB Stuttgart) a sus mejores hombres, y llegan con buenos resultados en sus últimos amistosos de preparación, en los que venció a México (1-0) y a Costa de Marfil (2-1).

En caso de un debut victorioso, Argentina podría sellar su clasificación a los octavos de final en el segundo partido, contra la débil Irán, el próximo sábado en Belo Horizonte.

LOS “BLEUS” SIGUEN A BENZEMA

A rey muerto, rey puesto. Y eso hizo el técnico Didier Deschamps con Karin Benzema, al que le entregó las llaves de Francia ante la ausencia por lesión de la estrella gala Franck Ribéry.

Los “Bleus” cerrarán la primera fecha del Grupo E contra Honduras, en teoría la Selección más débil de la llave, en el remodelado estadio Beira-Río, en la fría Porto Alegre (sur) a partir de la 1:00 pm.

Para el cuadro de Deschamps, capitán de la Selección francesa que ganó el título en 1998, esta Copa representa ante todo la oportunidad de limpiar la mancillada imagen que dejó el equipo en el Mundial Sudáfrica 2010.

Entonces, los franceses fueron eliminados en primera ronda tras un escándalo de indisciplina.

El prestigio francés quedó en entredicho y Deschamps, antes que enfocarse en la búsqueda del título, deberá borrar el mal recuerdo de aquella primera fase y para ello qué mejor que vencer en el debut a Honduras, la Selección que dirige el colombiano Luis Fernando Suárez y que lucha contra todos los pronósticos.

Benzema sabe que ahora es el líder del equipo, y como tal, el ariete del Real Madrid deberá guiar a los galos a su segundo título mundial.

“Soy de los más veteranos en el equipo de Francia y debo dar el ejemplo. Puedo aportar mi experiencia”, declaró Benzema, de 26 años.

Pero la tarea no solo recaerá en Benzema, también en Paul Pogba (Juventus), destinado a formar parte del círculo de astros mundiales, el veterano Patrice Evra (Manchester United) y Olivier Giroud (Arsenal).

ECUADOR BUSCA EL MEJOR CAMINO

Ecuador y Suiza protagonizarán el partido inaugural del Grupo E en el Estadio Nacional Mané Garrincha, en Brasilia (10:00 am).

A órdenes del técnico colombiano Reinaldo Rueda, ex DT de Honduras en Sudáfrica 2010, el tricolor ecuatoriano tiene altas posibilidades de alcanzar una plaza a los octavos, teniendo en cuenta el favoritismo francés y la poca vida que se le ve a los “catrachos”.

Y en esa lucha la pulseada será entonces con la Suiza del técnico alemán Ottmar Hitzfeld.

“Creo debemos hacer un trabajo muy aplicado, de gran obediencia técnica e inteligencia, para evitar que ellos potencien el trabajo que tienen” en el juego aéreo, sostuvo Rueda.

Ecuador encara su tercer reto mundialista y su capitán Antonio Valencia (Manchester United) es el eje de un combinado que hace de la posesión de la pelota y la velocidad su sello de juego.