• Brasil |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

El 3-0 podría ser engañoso, pero el mérito de Colombia para obtener la victoria, no puede discutirse. El gol madrugador de Armero, la estocada de Teófilo Gutiérrez, y ese trazo rasante dibujado por la zurda de James Rodríguez, redondeando una muy buena actuación, facilitaron la primera victoria de Colombia en este Mundial, con el “Tigre” Falcao de pie en las tribunas, ovacionando a su equipo, mientras los griegos se sumergían en una tragedia.

NO SABER APROVECHAR

¿Por qué tragedia? Porque cuando tienes tanto tiempo el balón y no sabes usarlo, cuando aprietas el gatillo aprovechando las oportunidades que se te presentan, pero sin puntería; cuando te conceden espacios y no puedes apretar al rival, no mereces ser el vencedor.

En contraste, el equipo colombiano, con Rodríguez, ese joven de 23 años que brilla con el Mónaco en Francia, funcionando como eje del engranaje, más el aporte del incansable Juan Cuadrado, con el agregado de Teófilo Gutiérrez y el atrevimiento mostrado por Víctor Ibarbo, quien fue llamado al ser descartado Falcao, resultó más efectivo cada vez que llegaba.

La figura del juego, Rodríguez, por ejercer un liderazgo natural, por estar involucrado en la mayor parte de las gestiones ofensivas, entregando pelotas, sirviendo de enlace, siendo desequilibrante, y mostrándose lo suficiente en el área, con una utilidad mayúscula.

Su gol sellando la pizarra en el minuto 93, fue un justo premio por la incidencia de su accionar. James, como se le llama sin apellido, jugó los 90 minutos, ejecutó seis disparos a la cabaña griega, y realizó 48 pases.

LOS TRES DARDOS

Qué importante fue ese gol logrado por Armero en el minuto 5, tomando la pelota llegada desde la derecha en busca del corazón del área. Su derechazo junto al poste izquierdo del arquero Karnezis, estableció el 1-0 que golpeó a Grecia y fortaleció la confianza de Colombia. Extrañamente, pese a lo temprano del juego, Colombia decidió ceder territorio y pelota, como si estuviera segura de que Grecia no sacaría provecho, utilizando contraofensivas.

El segundo gol lo consigue el insistente Teófilo Gutiérrez, atacante del River Plate, quien había dispuesto de un par de oportunidades doradas. Fue en el minuto 58, con James cobrando un tiro de esquina que pasó raspando al colombiano Abel Aguilar y al arquero griego, llegando hasta la posición obtenida por Gutiérrez, quien la empujó a las redes. Y el tercero, en el alargue, minuto 93, consecuencia de una penetración de Cuadrado por la derecha, y la presencia oportuna de James Rodríguez, quien remata de zurda por abajo, hasta el rincón derecho de la cabaña griega. Después de una espera de 16 años, Colombia saltó a la cancha y clavó tres estocadas a Grecia, en una victoria que hace crecer la posibilidad de ir más allá.

* etm@doble-play.com