• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

etm@doble-play.com

Doblegó Alemania 4-0 a Portugal. No fue el partido imaginado entre las expectativas. No, porque con el marcador 1-0 a favor de Alemania, gol de Müller cobrando un penal por agarre de Joao Pereira a Götze en el minuto 11, Pepe fue expulsado por golpear con su codo, intencional y bruscamente, el rostro de Thomas Müller. Quedé convencido de que aún con Pepe adentro, difícilmente Portugal superaría a esta Alemania matadora, con una musculatura impresionante pero, naturalmente, la batalla habría sido más intensa, cerrada y emotiva.

BIENVENIDO MÜLLER

Marcando tres goles, Thomas Müller fue un verdugo, el más dañino de las fieras sueltas. El último atacante germano en sacudir tres veces la red en un juego fue Miroslav Klose, contra Arabia en el Mundial de 2002 en Corea y Japón, y el único con doble triplete en Copas hasta hoy es el argentino Gabriel Batistuta. En 1958, Pelé de 17 años, estuvo cerca de dos tripletes en la misma Copa y en partidos consecutivos, pero después de marcar tres veces contra Francia en semifinales, fue sujetado en dos durante la final, por un par de estupendas intervenciones del arquero sueco Svensson, en la victoria brasileña 5-2 conquistando su primer título.

Es impresionante la cantidad de pólvora que tiene Alemania pese a la pérdida de Marco Reuss por lesión antes de ponerse en marcha la Copa. Schürle, Podolski, Klose y Schweinsteiger se quedaron en el banco ayer, mientras Götze, Ozil, Müller y Kroos se encargaban de ejercer presión en el área de Portugal.

CRISTIANO EN LA SOLEDAD

El más afectado por la expulsión de Pepe fue Cristiano Ronaldo, al ver recortada su inmensidad en la cancha, después de la veloz penetración que realizó en el minuto 7, disparando bajo, con buen cierre del arquero Neuer. Moviéndose en la soledad, Cristiano se vio obligado a refugiarse en las posibilidades que se le ofrecieran con el balón quieto. Su mayor aproximación al gol, fue en el minuto 92, enviando un proyectil ejecutando un tiro libre, que exigió de los reflejos y elasticidad del arquero, para desviarlo.

El primer gol germano fue de penal. En el minuto 11, Joao Pereira agarró a Götze en el área, quien intentaba un paso más y conseguir posición de tiro, desequilibrándolo. La ejecución de Müller, rasante a la derecha de Rui Patricio, fue detectada, pero inútilmente por la fuerza del disparo. Con un hombre menos Portugal, no perdió su orden atrás, pero la desconexión entre el medio campo y los hombres de vanguardia, pareció ampliarse. Cristiano se movió hacia el centro en busca de hacerse más visible y tomar más pelotas, pero no lo consiguió. Lucía tan ansioso y preocupado, como un pistolero desarmado. Alemania se apoderó de la pelota con calma, dedicándose a dibujar figuras geométricas en la grama, en busca de filtrar pelotas para definir o maniobrar en el área.

PORTUGAL DESARMADO

El segundo gol fue producto de un saque de esquina en el minuto 32, después que Götze, por segunda vez, malograra una gran oportunidad. La pelota de largo recorrido, fue golpeada certeramente por la cabeza de Hummels, obviando la presencia cercana de tres defensas de Portugal; y el tercero, casi sobre el sonido del silbato finalizando el primer tiempo, realizado por Müller, rematando con zurda, una pelota que no supo resolver Bruno Alves. El arquero Rui Patricio no tuvo la menor posibilidad de impedirlo.

Sin volcarse, sin disparar de lejos como lo hacía Portugal distanciado del área, Alemania dispuso de dos excelentes oportunidades que no concretaron Ozil en un mano a mano, y Götze, pero Müller de nuevo, aprovechando una falla en despeje de Rui Patricio en el área pequeña, empujó la pelota para su tercer gol, y cuarto de Alemania.

Y esta es la triste historia de lo que le pasó al equipo de Portugal, amputado por culpa de Pepe, y severamente golpeado por Alemania, el más consistente favorito.

15 GOLES

suma el retirado Ronaldo, de Brasil, para comandar la tabla histórica en Mundiales. Miroslav Klose está a uno de empatar esa marca.