•   Brasil  |
  •  |
  •  |
  • AFP

España y Chile disputan este miércoles en Río de Janeiro (1:00 pm) un duelo decisivo en las aspiraciones de ambos para clasificar a octavos de Brasil 2014. A la Selección de Vicente del Bosque solo le vale ganar, tras la humillación sufrida ante Holanda en el debut (5-1).

El partido supone una repetición del que disputaron en la primera fase de Sudáfrica 2010, con victoria española por 2-1, en un duelo en que ambos se clasificaron a octavos.

Aquel partido significaba la segunda ocasión que se veían las caras en un Mundial, después que jugaran por primera vez en la fase de grupos de Brasil 1950, en Maracaná, el mismo escenario del partido de hoy, que también terminó con victoria española por 2-0.

Habrá cambios

Tras la debacle del primer partido, el seleccionador español Vicente del Bosque anunció dos o tres cambios en el equipo, que podrían traducirse en la entrada de Pedro Rodríguez en el lado izquierdo del ataque en lugar de David Silva, de Cesc Fábregas o David Villa por Diego Costa y Juanfran Torres por César Azpilicueta en el lateral derecho.

Ante el desastre del primer partido, el técnico y jugadores españoles han apelado a la tranquilidad y han pedido calma, con la esperanza de ganar los dos próximos partidos, contra Chile el miércoles en Río, y frente a Australia el lunes en Curitiba.

Chile, por su parte, superó el primer escollo al derrotar a Australia por 3-1 y ahora le vienen los dos obstáculos más difíciles, España y Holanda, sin la certeza de contar al cien por cien con su alma en el centro del campo, Arturo Vidal.

“Es un duelo difícil, es el mejor equipo del mundo, lo conocemos mucho, esperamos que sea un partido muy bueno para nosotros”, señaló Vidal, que aseguró estar 100% recuperado de la operación en la rodilla que lo puso cerca de no estar en el Mundial.

“Nos hemos enfrentado muchas veces por eso consideramos el partido como una revancha del Mundial de Sudáfrica donde nos ganaron 2-1”, dijo el lateral Mauricio Isla.

Ni con triple empate

Una victoria de España y un posterior triunfo de Chile contra Holanda podría dejar a los tres equipos empatados con seis puntos, dando por hecho que todos ganarían a Australia, por lo que entraría en juego la diferencia de goles, que en estos momentos perjudica a España tras la goleada recibida en el debut.

La Selección española no se había visto en una situación parecida desde que empezó su período glorioso con el título de la Eurocopa-2008. Holanda le dio una cura de humildad. Pero jugadores y técnicos de la Roja europea tratan de transmitir optimismo.

“Fue una derrota muy dura, pero no definitiva, es parcial. La normalidad es lo mejor cuando se gana y cuando hay una dura derrota. El deporte te da oportunidades y ahora hay otras”, afirmó Del Bosque.

“Creemos en este grupo, nos hemos ganado ese derecho, ese crédito y tenemos una oportunidad de redimirnos y revertir la situación”, señaló Xabi Alonso.

“En el fútbol tenemos que cada tres o cuatro días hay partido y cuentas con la opción de poner las cosas en su sitio. Este equipo tiene carácter y coraje. Este es uno de los momentos más complicados en los últimos años, pero confío mucho en este equipo”, afirmó Cesc Fábregas.

El duelo entre la Roja europea y la sudamericana, en el marco incomparable de Maracaná, se anuncia disputado.

 

64 años han pasado desde que España y Chile se enfrentaron en el Estadio Maracaná, de Brasil.