• Brasil |
  • |
  • |
  • AFP

La buscó, disparó, corrió, atacó, pero nada. En el que fue su último partido en el Mundial-2014, Cristiano Ronaldo intentó hacer aquello que no había conseguido en esta Copa: un gol. Y lo consiguió, aunque, con una ligera 'ayudita'.

Cristiano, que no había brillado ni frente a Alemania (derrota 4-0) y sólo dio un pase de gol en el empate 2-2 ante Estados Unidos, fue vitoreado por unas 67.000 almas en el Mané Garrincha de Brasilia, el jueves, frente a Ghana, en donde Portugal se impuso 2-1 y donde logró anotar el segundo tanto de la victoria.

Pero no fue fácil. Disparó letalmente al menos seis veces contra el arco del portero Fatawu Dauda. Una de ellas despintó el travesaño, otras cuatro fueron atajadas con maestría por el golero del Orlando Pirates de Sudáfrica y sólo una entró a los 80 minutos.

Tras una confusión con su propia defensa por un balón que caía en picada, Dauda desvió con los puños y la dejó servida a Ronaldo que esperaba listo en la puerta para anotar. El mérito del delantero, claro, es estar a la hora precisa, en el momento preciso.

Pero el triunfo no les alcanzó para pasar debido a los goles en contra acumulados. Quedaron terceros en el Grupo G y fueron Alemania y Estados Unidos quienes avanzaron a octavos de final.

Una tarea difícil

"Tuvimos muchas oportunidades que no conseguimos concretar. Sabíamos que teníamos que marcar tres goles y depender del resultado que Alemania que tenía que ganar por dos. En este caso, ganó por 1-0 y necesitabamos marcar cuatro. No fue posible", explicó Cristiano en conferencia de prensa, al final del encuentro.

"Dimos lo mejor de nosotros. Sabíamos que era una tarea complicada pero, lo que queda al final es que era posible, debido a las oportunidades que creamos durante el juego. nos hizo falta un poco más pero salimos con la cabeza erguida. Tratamos de hacer lo mejor pero no lo conseguimos", añadió.

El otro tanto que permitió ganar a Portugal, fue un autogol ghanés.

El 'comandante', que traía en sus maletas los títulos de Balón de Oro, FIFA World Player, Bota de Oro, además de su participación en tres Eurocopas y dos Mundiales (el tercero con este) , vuelve a casa al menos con el sabor de haber ganado un partido.

Además, el hombre del Real Madrid es también el primer portugués en marcar un gol en tres copas diferentes.