• Sao Paulo, Brasil |
  • |
  • |
  • EFE

Alemania puso su pie de hierro en octavos y limpió su nombre. No hubo ‘biscotto’ ni asomo. Nada que ver con aquel infame pasteleo del 82 con Austria, cuando jugó a no ganar. Fue más que Estados Unidos y volvió a autoconvencerse de que tener la pelota, además de saber bien, es nutritivo. Adornó su triunfo con 713 pases, tercera marca en la historia del torneo.

Y Thomas Müller metió su cuarto gol en el campeonato y el noveno en un Mundial. Fue en las barbas de Klose, que sin acabar de batir el récord de Ronaldo (andan empatados a 15) tiene a su compañero en el cogote. A la siguiente ronda se lleva de la mano a Estados Unidos, que vivió de sus rentas y no de su fútbol.

El choque había abierto en los días previos todo tipo de rumores de acuerdo. El empate era suficiente para que cada uno lograra el objetivo marcado. Alemania como líder esperado y Estados Unidos como segundo. Así fue al final.

ASÍ JUGARON

Alemania salió volcado sobre el área de Tim Howard. Posiblemente para evitar alimentar especulaciones y sospechas. Fue el meta estadounidense el más activo sobre el terreno de juego del Arena Pernambuco, que mantuvo el tipo de forma más que solvente a pesar de la intensa lluvia que cayó sobre Recife desde horas antes del encuentro y que dificultó los accesos al estadio.

Estados Unidos se vio desbordado por las bandas. Ahí encontró el equipo de Joachim Low un filón en los primeros minutos, Omar González y DaMarcus Beasley se multiplicaron en defensa para sacar el peligro del área norteamericana. Un disparo de Lukas Podolski fue la primera amenaza. También otra de Mesut Ozil clara, que detuvo Howard.

Las opciones estadounidenses se asomaron a la contra. Tanto empuje germano propició espacios. Tuvieron un par de buenas ocasiones Michael Bradley y sobre todo Graham Zusi.

El atacante del Bayern sumó su cuarto gol. Está a la altura de Leo Messi y Neymar. Alemania pudo sentenciar en un choque roto por el cansancio y el efecto pesado del agua incesante. En el tramo final, Estados Unidos buscó el empate. No llegó, perdió, pero estará en octavos.

4 goles

sumó Thomas Müller con la Selección de Alemania.

Capello fracasó con Rusia

El más caro. El segundo fracaso de Fabio Capello en un Mundial al frente de una Selección, marcó la clasificación histórica de Argelia, que empató 1-1 ante Rusia, eliminó al equipo del técnico italiano y selló por primera vez para el país africano un billete para los octavos de final.

El técnico italiano no podía fallar. Es el seleccionador del Mundial que más cobró, con un salario de 9.6 millones de euros. Su paso por los banquillos de selecciones no ha sido nada bueno. Con Inglaterra fue eliminado en octavos de final en el Mundial de Sudáfrica, y apenas logró nada más interesante que pasar la fase de grupos de aquella competición.

Necesitaba amortizar ese sueldo y no lo hizo. Demostrar con Rusia que puede dirigir a un país y, sobre todo, justificar ese dineral con una clasificación a octavos de final, lo mínimo exigible en un grupo con Bélgica con su papel de favorita, y Argelia y Corea del Sur como candidatos a destronar a sus muchachos del segundo puesto.