• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

etm@doble-play.com

Vamos directamente al grano: el alemán Toni Kroos, de 24 años, y el argentino Lionel Messi, de 27, saltan al tapete de las discusiones con encendidas pretensiones de ser el mejor jugador de esta Copa Mundial, pero no están solos, así que se debe ser muy cuidadoso en las valoraciones, con un inconveniente: en varios casos, entre ellos las Copas de 1998 y 2002, el último juego no fue sometido a consideraciones, y en el 2010, la mayúscula incidencia de David Villa, fue oculta debajo de la alfombra.

110714 argentina

Kroos ha sido el chico maravilla en esta Copa, y entra a la final delante de Messi, Robben, Müller, Mascherano, Mats Hummels y otros. Se necesita una actuación extraordinaria de Messi o quizás otro crecimiento espectacular de Mascherano, con Argentina coronándose contra pronóstico, para poner en peligro a Kroos. No descartemos a Müller, el fiero artillero, y si vamos a buscar un defensa entre los aspirantes mientras David Luiz sigue lamentando la eliminación de Brasil, ese es el alemán Hummels, invulnerable, imperturbable, implacable.

POSIBILIDADES ESFUMADAS

¡Ah, si el colombiano James Rodríguez hubiera seguido en pie de lucha más allá de los cuartos, seguramente estaría terciando por el reconocimiento que te mete en la historia del evento, junto con el arquero tico Keylor Navas, fabricante de milagros, fuera de pelea en el mismo momento que James! Tristemente para el chavalo de 22 años, ese es ahora material especulativo, lo mismo que entrar en suposiciones sobre Neymar sin haber sido lesionado.

El holandés Robben, todavía se encuentra en pie como retador pese a solo mostrar destellos en la batalla de semifinales con Argentina, y más allá de la falta de interés que tiene el partido por el tercer lugar entre el golpeado Brasil y la decepcionada Holanda, el desequilibrante jugador puede sentirse estimulado, y sacar provecho ofreciendo una brillante demostración frente a una defensa “guardia abajo”, como el resto del equipo.

¿CÓMO DISCUTIR A KROOS?

Lo de Toni Kroos, durante sus 570 minutos de ajetreo, ha sido fuera de serie. Su precisión del 85% en las entregas, es sencillamente asombrosa. Un Xavi más alto, más fuerte, más flexible, igualmente efectivo. El centrocampista ofensivo ha marcado dos goles y muestra cuatro asistencias. Pero lo más importante, su facilidad de conexión, su habilidad para mostrarse destapado y recibir libre de marca, su rápida integración a las ofensivas, y su presencia en el área cuando las circunstancias lo exigen. ¡Qué fácil ha sido admirar a este SuperKroos!

Messi impresionó rápido marcando cuatro goles en los primeros tres juegos de Argentina y garantizando los nueve puntos. Lució bien en octavos, pero decreció en cuartos y en semifinales. Incluso, se le ha visto caminar o pararse, pero todos están claros de su incidencia hasta con un gesto. Se puede pensar que sin Messi, el equipo argentino podía no haber avanzado tanto, pero el aporte de Di María antes de ser lesionado, y la forma como ha respondido Mascherano, creciendo y creciendo, tienen que considerarse contribuciones decisivas.

¿VALE EL ÚLTIMO JUEGO?

Después de haber sido golpeado en mi cabeza con la escogencia de Ronaldo en 1998 por encima del general Zidane, en una obvia omisión de la final que ganó Francia 3-0 con dos monumentales cabezazos de Zidane, mientras Ronaldo jugaba contra diagnóstico médico y el criterio de muchos incluido Zico; y sintiéndome otra vez en la lona en el 2002, cuando fue seleccionado el arquero alemán Oliver Kahn, superando --nadie sabe como-- a Ronaldo, del campeón Brasil, quien marcó los dos goles de la final, uno de ellos por falla de Kahn, resultando además máximo artillero con ocho goles, tengo dudas sobre la inclusión de la final del domingo en las valoraciones.

De ser así, es muy difícil retar a Toni Kroos como el mejor jugador de este Mundial, y aún considerando la final, se necesita de agigantamientos por parte de Müller, Messi, Mascherano o Hummels, sin brillar Kroos. ¿Se imaginan eso?