• Brasilia, Brasil |
  • |
  • |
  • EFE

El capitán de la selección brasileña, Thiago Silva, afirmó hoy que el cuarto puesto en el Mundial jugado en casa es un final que la Canarinha no se merecía.

"No merecíamos esta suerte. Trabajamos duro para ganar, pasamos noches sin dormir, pero esto es el fútbol", declaró visiblemente afectado el jugador del París Saint Germain.

“No fue nuestro día”

Mientras tanto, Oscar, el mediapunta del Chelsea y la selección brasileña, atribuyó la derrota a un mal día, pese a que el equipo generó varias oportunidades de gol.

"No fue nuestro día. Perdimos y no podemos hablar más. Tenemos que aprovechar el tiempo para mejorar hacia el futuro", declaró encogido de hombros Oscar al término del partido.

"Nadie esperaba esto. Hoy entramos desde el comienzo intentado vencer, conquistar el tercer lugar, pero no se nos dieron las cosas. Creamos muchas oportunidades, lo intentamos todo, luchamos hasta el final", dijo el jugador.

El exjugador del Internacional garantizó que la tristeza del equipo es comparable con la de sus compatriotas.