•   Rio de Janeiro, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • AFP

No hay Copa del Mundo sin una hermosa historia para contar, y la de Brasil 2014 no es la excepción: encontró la suya en Mario Götze, autor del gol que le dio a Alemania su cuarto título mundial este domingo en el Estadio Maracaná, de Río de Janeiro.

“Muéstrale al mundo que eres mejor que (el argentino Lionel) Messi y que puedes decidir este partido. Tenía un buen sentimiento con él, es capaz de todo”, dijo el DT de la Selección germana, Joachim Löw, tras la victoria sobre Argentina por 1-0 en alargue en la final del Mundial Brasil 2014.

Y Götze cumplió.

El delantero del Bayern Munich, radiado al banco de suplentes por sus opacas actuaciones tras iniciar el Mundial como titular, ingresó al minuto 88 por Miroslav Klose, y a los 113 minutos decidió la final frente a la Selección albiceleste, con el gol que le dio a Alemania el tetracampeonato mundial.

Es una bella historia de redención para un jugador que estaba en perdición.

NUEVOS HÉROES

Durante este Mundial, Alemania había encontrado nuevos héroes en Mats Hummels y Toni Kroos, devenidos los patrones de la defensa y el mediocampo, respectivamente; la confirmación de Thomas Müller en ataque (autor de cinco tantos, como en el Mundial de 2010), y Manuel Neuer, omnipotente en el arco. Pero los seguidores alemanes habían hecho una cruz a su fantasma “Götzila”, asociación de Mesut Özil y Mario Götze.

Özil (de 25 años) se mantuvo como titular pese a que sus actuaciones no convencieron, pero Götze había perdido su lugar en la oncena contra Argelia en octavos de final.

“SuperMario” renació

Miroslav Klose había recuperado su lugar como centro delantero y Müller había sido movido hacia la banda derecha. Y el revulsivo André Schürrle había desplazado a ‘SuperMario’ como primera alternativa de cambio para Löw, tras su ingreso decisivo ante Argelia, donde marcó el tanto de la victoria en el alargue (2-1), y su doblete en la goleada 7-1 sobre Brasil en semifinales.

Titular en detrimento de Lukas Podolski y Schürrle al inicio de Brasil 2014, Götze había debutado en el torneo con pie derecho, al provocar el penal que significó el primer tanto en la goleada del debut frente a Portugal (4-0) y anotar el primer gol del empate 2-2 contra Ghana.

Pero fue como si el Mundial de “Götzinho” se detuviera en la celebración de su gol frente a los ghaneses.

GRANDES AMBICIONES

El delantero que se dio a conocer en el Borussia Dortmund y pasó hace un año al Bayern Munich venía con “grandes ambiciones” a Brasil. “Voy a mostrar en el Mundial de lo que soy capaz”, gritó a los cuatro vientos previo al inicio del torneo.

Eterna promesa del fútbol alemán, Götze ha sido más suplente que titular en el Bayern Munich en la última temporada, en parte también por la seguidilla de lesiones musculares que ha sufrido desde 2012.

Pero su estrella parecía apagarse, hasta que este domingo volvió a brillar más fuerte que nunca en el mejor de los escenarios: el mítico Estadio Maracaná, de Río de Janeiro, y la final del Mundial.