• |
  • |

Julian Assange, el delgadísimo australiano de 39 años que dirige la organización Wikileaks, se ha convertido en la peor pesadilla de la diplomacia estadounidense. A través de su ya mundialmente famoso portal, una plataforma para la filtración de documentos secretos a través de una conexión cifrada, Assange y su equipo han hecho públicos documentos oficiales que dejan en evidencia la arbitrariedad, el secretismo y la arrogancia de la política exterior estadounidense. La última gran filtración, centenares de miles de papeles del Departamento de Estado, han puesto a Assange y a Wikileaks en el centro de las críticas y la persecución de Washington y sus aliados.

Wikileaks nació en diciembre de 2006. Leaks, en inglés, significa fuga o filtración. Y de eso va la web. Se trata de una plataforma novedosa creada para filtrar documentos o datos secretos que pueden tener interés público: videos, audios, despachos oficiales. Las filtraciones se hacen a través de una conexión cifrada que permite el anonimato de quienes entregan la documentación. Desde 2006, Wikileaks ha creado un inmenso archivo que supera el millón de documentos, incluyendo información crítica del Pentágono o el Departamento de Estado, pero también de entidades financieras internacionales o controvertidos grupos religiosos con gran poder económico.

La organización recibe, clasifica y organiza la información que luego es distribuida a través de medios de comunicación de gran prestigio internacional. Para ello cuenta con 800 colaboradores en todo el mundo, aunque los cuartales centrales están en Londres, donde una docena de colaboradores gestiona las actividades principales del organismo, incluyendo el financiamiento y la relación con los medios de comunicación.

Wikileaks es una organización sin fines de lucro y se mantiene a través de donaciones anónimas. En un principio, Assange y los fundadores de Wikileaks mantenían en su totalidad la organización, pero dado el éxito e impacto global de sus filtraciones, el número de donantes ha crecido sorprendentemente. Cuanta con al menos 10 mil donantes, aunque las donaciones en su mayoría no superan los 15 mil dólares, en parte para evitar la dependencia del organismo con un determinado donante.

Las grandes filtraciones de Wikileaks respecto a información oficial y secreta comenzaron con fuerza en julio de 2007. Desde entonces, la información presentada por la organización ha acaparado la atención de medios y público alrededor del mundo. Fue en abril de 2010 que Wikileaks se convirtió en una organización mundialmente famosa, al hacer público un video demasiado comprometedor para el Pentágono estadounidense.

El video de Irak
Se trata del video nombrado en inglés Collateral Murder (Asesinato colateral) que revela la crudeza del comportamiento de los soldados estadounidenses en Irak. El video, de 39 minutos, deja al descubierto con lujo de detalles la matanza de 12 personas, entre ellos dos niños, perpetuada por los tripulantes de un helicóptero Apache del Ejército de Estados Unidos.

Un fotógrafo de la agencia de noticias Reuters camina junto a otros hombres por una calle de Bagdad. Lleva su cámara al hombro, pero los soldados estadounidenses la confunden con un arma, por lo que ordenan disparar. El fotógrafo y los hombres que lo acompañan caen fulminados, pero el ataque estadounidense continúa, hasta disparar contra otras personas y un microbús en el que permanecían dos niños. Los diálogos entre los soldados estadounidenses incluían frases y palabras escalofriantes, como “Keep shooting” o “bastards”.

Hasta la fecha el video ha generado 11, 334,962 reproducciones y más de 120 mil comentarios en el portal de videos Youtube, según las estadísticas de ese sitio web. Además, el video generó más de 3 mil titulares alrededor del mundo en 48 horas, según el diario español El País.

La guerra de Afganistán

En julio de 2010 Wikileaks volvió a poner los pelos de punta a los señores de la guerra del Pentágono, al filtrar 76,607 documentos oficiales que documentaban la guerra en Afganistán, incluyendo un dato escalofriante: más de 20 mil muertos en el país asiático desde 2004, cuando comenzó la guerra, hasta 2009. Los documentos, además, dejaban al descubierto detalles poco convencionales de la política estadounidense en Afganistán, incluyendo ofensivas fallidas, pactos entre gobiernos aliados de Estados Unidos con los talibanes y operaciones militares aliadas que dejaron centenares de civiles muertos.

Meses más tarde, una nueva filtración acaparó la atención del mundo: 391,832 documentos oficiales salían a luz pública, esta vez relacionados a la invasión de Irak. Según esa filtración, la guerra en aquel país había dejada, desde 2004 y hasta 2009, más de 109 mil muertos, 66 mil de ellos civiles. Y si el número de muertos no es suficiente para evidenciar el horror de esa guerra, los documentos revelaron el uso del secuestro y la tortura sistemática contra supuestos “sospechosos” por parte de los servicios de inteligencia estadounidenses, en muchos casos con el beneplácito o la colaboración de sus aliados.

Los 250,000 cables diplomáticos

La mayor filtración de la historia de documentos oficiales, sin embargo, se dio en noviembre de 2010, cuando Wikileaks entregó a cinco periódicos de renombre internacional (The New York Times, The Guardian, Der Spiegel, Le Monde y El País) más de 250 mil documentos filtrados del Departamento de Estado que revelan, muchas veces con detalles escabrosos y comprometedores, la manera en la que Estados Unidos, la gran potencia mundial, maneja su diplomacia internacional. Se trata de despachos oficiales enviados a Washington desde las sedes diplomáticas estadounidenses alrededor del mundo.

Son documentos de gran interés público. Una inmensa cantidad de despachos que dejan en evidencia el secretismo, la arbitrariedad y la manipulación de las que hace uso la diplomacia estadounidense para cumplir sus objetivos en política internacional, a veces con el beneplácito de gobiernos que intentan quedar bien con la potencia, o funcionarios corruptos. Otras veces, muestra cómo importantes funcionarios de Estado manejan un doble discurso, confiando en secreto a los embajadores estadounidenses su verdadera forma de pensar sobre un gobierno o personajes del Estado, mientras en público muestran una posición totalmente diferente.

Confidencial se une a la lista de los prestigiosos medios internacionales que han publicado los despachos del Departamento de Estado filtrados por Wikileaks. Gracias a una alianza con el diario costarricense La Nación, Confidencial ha accedido a una parte de esos 250 mil documentos, los que hacen referencia a Nicaragua. Se trata de 1,432 despachos enviados en su mayoría (1,264 documentos) desde la Embajada de Estados Unidos en Managua, entre 2004 y febrero de 2010, aunque también hay un cable de 1986 y otro de 1998. Confidencial y La Nación han trabajo durante semanas leyendo cada cable, clasificándolo por importancia, contrastando información, consultando fuentes señaladas en los documentos y aportando el contexto necesario para presentar los documentos a sus lectores.

Represalia oficial contra WikiLeaks
Debido a este tipo de filtraciones, Wikileaks se ha convertido en una organización incómoda para Estados Unidos, y su fundador, el australiano Julian Assange, en un personaje repudiado y perseguido por los servicios secretos estadounidenses. Desde el presidente Barack Obama –quien calificó la filtración de “acto deplorable” –, pasando por la secretaria de Estado estadounidense Hillary Clinton –para quien la filtración es un “ataque” a la diplomacia internacional–, hasta intelectuales de renombre mundial como el Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa; las críticas a la filtración de documentos oficiales han marcado el trabajo de Wikileaks. Para los directores de medios de comunicación que han publicado los despachos, se trata de información de interés público a la que deben acceder los ciudadanos, independientemente de que incomode al poder.

Assange por ahora se encuentra escondido en un lugar del Reino Unido, luego que el gobierno de Suecia reusara darle el permiso de residencia, al conocerse dos denuncias por acoso sexual interpuestas por dos mujeres que supuestamente mantuvieron, a la fuerza, relaciones sexuales con el controvertido australiano. Assange ha negado las acusaciones, y los juicios en su contra se mantienen. Además, está bajo la lupa del poder estadounidense, por lo que sus comunicaciones son encriptadas y cuida todos sus movimientos. Colaboradores de Wikileaks reciben constantes amenazas, otros han sido emboscados y dos abogados que trabajaban con la institución en Kenia fueron asesinados en 2009. Wikileaks denunció en 2008 la ejecución de 500 opositores al régimen de Kenia.

Manning capturado y vejado
Bradley Manning, soldado del Ejército de Estados Unidos de 23 años, analista de información, fue capturado y apresado, acusado por supuesta filtración de documentos oficiales a Wikileaks relacionados con las guerras de Irak y Afganistán. El soldado ha sido aislado en una pequeña celda, en una cárcel de máxima seguridad en el estado de Virginia, donde duerme desnudo, vigilado constantemente por soldados que a cada tanto le preguntan si está bien y, por la noches, prácticamente lo mantienen despierto. Un acoso sicológico con el que esperan que el soldado “hable”, y tener así el respaldo suficiente para establecer una demanda contra la organización que se ha convertido en la pesadilla de la política exterior estadounidense.