•  |
  •  |

Un sismo de 4.2 grados en la escala de Ritcher y un enjambre de pequeños sismos, pero con distancias muy someras, fueron registrados por los sismógrafos del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales, Ineter, durante la Semana Mayor. Los movimientos originados por las fallas tectónicas Coco y Caribe, pusieron en alerta a los veraneantes que visitaban los distintos balnearios del país.

A pesar de que los temblores no fueron de gran magnitud, se registraron a pocos kilómetros de profundidad.

El sismo más significativo fue el de 4.2 grados en la escala abierta de Ritcher, reportado por Ineter a las 7:50 minutos de la noche del pasado viernes, a una profundidad de 194.8 kilómetros, frente a las costas de El Astillero, según el comunicado oficial de dicha institución.

Por su parte, el Servicio Geológico de Estados Unidos, precisó una magnitud de 4.9 grados para el sismo y con un kilómetro menos, es decir, 193.8 kilómetros, a diferencia de lo que reporta Ineter.

Posterior a este sismo se reportó una serie de movimientos menores, tres de los cuales también se registraron en la zona costera del Pacífico nicaragüense.

Las remecidas costeras se reportaron el primero frente a las costas de La Boquita y Casares, el pasado sábado 23 de abril a las 7:55 de la mañana, con una magnitud de 2.4 grados y una profundidad de apenas 12.6 kilómetros.

El otro movimiento telúrico leve, pero con una profundidad superficial, se registró en  Puerto Sandino a apenas 21.7 kilómetros y con una magnitud de 1.9 grados. Este ocurrió el pasado sábado a las 9:39 minutos de la noche.

El último sismo reportado en la zona costera ocurrió el mismo día y en el mismo sector de La Boquita y Casares, con una magnitud de 1.8 grados y a pesar de eso se sintió, según indicaron algunos pobladores y turistas que entraron en miedo, pues fue el más somero de todos, con apenas 6.2 kilómetros de profundidad. El movimiento se registró a las 11:57 minutos de la noche.

Previo a la Semana Mayor y debido a que se había registrado un sismo de 5.8 grados, las autoridades de Defensa Civil precisaron que iban a mantener vigilancia en los 427 kilómetros de zona costera del Pacífico, a través de 24 radiobases que se habían activado desde San Juan del Sur hasta Corinto, para la ejecución del Plan Playa.