•  |
  •  |

Seis empresarios palestinos que viven en Nicaragua fueron señalados por el embajador de Estados Unidos, EU, Paul Trivelli, como personas ligadas al lavado de dinero, contrabando, tráfico de personas y a la recolección de fondos para organizaciones violentas como el movimiento radical Hamás.     

Se trata de un grupo de  líderes de la comunidad musulmana en Managua y empresarios palestinos vinculados a la industria textil y a la importación y exportación de mercancías.
A ellos, el entonces embajador de EU en Nicaragua los describió como personas “bien conectadas políticamente e involucradas en negocios ilegítimos”, en un cable confidencial que envió al Departamento de Estado de su país en marzo de 2006.

En su informe, Trivelli ofrece detalles de lo ocurrido durante un desayuno que sostuvo con el entonces embajador  de Palestina en Managua, Walid Ibrahim Mauqqat y con media docena de empresarios palestinos radicados en Nicaragua.  

La lista citada por Trivelli detalla los nombres de Fahmi Mohamed Hassan,  presidente del Centro Cultural Islámico de Nicaragua; Mazen Othman Sharif, presidente de la Asociación Palestina de Nicaragua; y de los empresarios Adli Mussa Farhood, Ismat Kathib, Khader Samara y Yamal Shihab.

Según el embajador Trivelli, todos ellos son personas relacionadas a actividades ilegales en Nicaragua, Centroamérica y Jordania, que incluyen el lavado de dinero, contrabando de mercancías y personas, y la recaudación de fondos para organizaciones palestinas violentas como el movimiento islamista Hamás.

El diplomático estadounidense aseguró, además, que estos empresarios palestinos mantienen buenas relaciones con el gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y con el Partido Liberal Constitucionalista (PLC), y que utilizan estas relaciones políticas para evadir el pago de impuestos y evitar inspecciones.

Repudian a Trivelli
Consultados sobre estos señalamientos, el embajador palestino y los empresarios mencionados negaron tajantemente los señalamientos efectuados por  Trivelli, a quien calificaron como un hombre que no dice la verdad y es poco serio.

El presidente de la Asociación Palestina de Nicaragua, Mazen Othman Sharif, negó los cuestionamientos, y se mostró  sorprendido por las declaraciones del  estadounidense, ya que, según dijo, esos temas se abordaron durante el encuentro que sostuvieron.

“Todo eso es categóricamente falso. Los palestinos somos una comunidad pequeña que tiene décadas de estar en Nicaragua y  tenemos negocios bien establecidos. Soy importador de ropa, y las declaraciones de Trivelli muestran que es una persona poco seria y muy poco profesional”, alegó  Sharif.

El presidente de la de Comunidad Islámica de Nicaragua, Fahmi Mohamed Hassan, calificó a Trivelli como una persona que no dice la verdad, y atribuyó  al embajador  la intención de querer utilizarlos para que persuadieran a los miembros de la comunidad palestina de Nicaragua de no votar por el candidato del FSLN, Daniel Ortega.

 “Son declaraciones falsas, él nos llamó (Trivelli) porque quería que  la comunidad  árabe de Nicaragua no votara por candidato sandinista Daniel Ortega, eso es todo.  Incluso, cuando le preguntamos su opinión sobre los derechos del pueblo palestino, nos pidió que disculpáramos su ignorancia sobre  Oriente Medio, y no dijo una palabra”, se lamentó Hassan.

El exembajador de Palestina en Nicaragua, Walid Ibrahim Muaqqat, quien ahora representa a su país en Buenos Aires, señaló que se trata de señalamientos erróneos, y alegó que Trivelli tenía malos informantes que incluso confundían frecuentemente los nombres árabes de las personas a las que se referían, “Trivelli tenía mucha confusión” afirmó Muaqqat.   

Señala pagos en migración
Los comentarios y calificativos del embajador Trivelli sobre supuestos actos ilícitos en la comunidad palestina de Nicaragua no se agotaron allí y continuaron en un cable confidencial de julio de 2007.

En esa ocasión el diplomático estadounidense señaló que existían indicios de que el empresario palestino radicado en Nicaragua, Ismat Khatib, había pagado sobornos al director y al subdirector de Migración de Nicaragua.

Según Trivelli, el objetivo de ese pago habría sido “facilitar documentos y visas que permitieran a ciudadanos de Irán, Libia y Oriente Medio pasar por el aeropuerto sin documentos ni registros”.

Durante una entrevista efectuada esta semana, el empresario Ismat Kathib calificó de “locura completa” las afirmaciones  efectuadas por el embajador de EU.
“Es una locura completa. Trivelli estaba molesto porque mi familia trajo dos empleadas de Indonesia y, como Nicaragua no tiene consulado allá, no había quién les sellara los pasaportes. Por esa razón el director de Migración me entregó un documento que se llama “abordaje sin visa”, para que esas trabajadoras pudieran llegar a Nicaragua a trabajar”, explicó Kathib.

Según el empresario, cuando las trabajadoras arribaron a Nicaragua un grupo de  funcionarios armados de la embajada de EU llegó al aeropuerto de Managua, las detuvo y las interrogó hasta que él llegó y se quejó ante las autoridades migratorias del aeropuerto.
Kathib asegura que su familia tiene 30 años de residir en Nicaragua, y que todos los negocios en los que participan son legales.

“EU se molestó con mi familia porque nosotros fabricamos las gorras y las camisetas de propaganda que utiliza el FSLN, ellos se molestaron porque no estábamos apoyando al candidato que EU impulsaba que era Montealegre”, enfatizó el empresario Ismat Kathib.

 

Mas información y el texto de los cables originales de Wikileaks en: http://www.confidencial.com.ni/wikileaksnicaragua