•   RÍO SAN JUAN  |
  •  |
  •  |

En el recorrido del tradicional Vía Crucis de la pasión y muerte de Jesucristo, llamó la atención que un poco distante de la sagrada imagen, se alzaba una inmensa y pesada cruz que era cargada por diferentes personas. Uno de sus promotores, quien posaba en la ardiente tierra sus pies descalzos y atados con cadenas, dijo que “es la expresión del pueblo de Nicaragua”.

Sobre la cruz, nuestros ojos se posaron en la gran cantidad de papelógrafos que la cubrían. “Dictadura, corrupción, abuso de poder, empleo con dignidad, por la libertad de expresión, satanismo, hechicería, brujería, prostíbulos, fanatismo, sectarismo, abuso de menores y violencia intrafamiliar”, entre otros mensajes.

El religioso Efraín Osorio expresó: “Es el sentir del pueblo, lo que el pueblo calla porque siente que no puede expresarse. Es la voz que grita en el desierto, es la voz que grita para que seamos defensores del reino de Dios en la tierra y ser un verdadero cristiano”.
A juicio del católico, “el llamado del Señor es denunciar las injusticias que se dan en cualquier parte del mundo”.   

Por su parte, Sergio Romero Guido, apostolado de Carlos Borromeo, explicó que “esta es la cruz cuando el hombre se aleja de ella, cuando quiere ir por el camino mundano y se aparta del Señor. Con esa grita se le hace más pesada”, apuntó.

Según Guido, en las diferentes estaciones del Vía Crucis, los fieles observaron la iniciativa y se sumaron a la cargada de la pesada cruz.

“Es expresión de fe. Sin cruz no hay salvación del pueblo de Nicaragua. Queremos enviar un mensaje al pueblo valiente y cristiano”, concluyó.