•  |
  •  |

Si hay alguna imagen que pueda definir las dimensiones del atraco a las arcas del Estado protagonizado por el ex titular de la DGI, Walter Porras y su círculo cercano, ésta la facilitó el vicepresidente Morales Carazo: aquí hay huracanes de la corrupción.

Con su término meteorológico que introdujo casi al final de su intervención ante el Colegio de Contadores Públicos de Nicaragua, el Vicepresidente prácticamente recurrió a la máxima escala que puede alcanzar un fenómeno climatológico, lo que indica su magnitud, aunque sin mencionar de manera directa el último escándalo del gobierno. Cabe recordar que en la estación lluviosa, los países del trópico se exponen a simples garúas, lo cual no es el caso de Porras; vaguadas, depresiones, tormentas, y, lo peor: el devastador huracán.

Quizás esta fue una de las razones que empujó al vicemandatario a recomendar la enseñanza del abc de la contabilidad a los estudiantes de bachillerato, porque los profesionales que egresan en las diversas carreras no tienen noción de llevar estados de cuentas y balances. Mucho menos que sepan cuándo es que se pierde.

“No saben lo que tienen ni cómo lo tienen, o si ganan o pierden”, añadió el vicemandatario durante su participación en el foro, donde se debatieron temas como la aplicación en Nicaragua de la norma internacional de información financiera para pequeñas y medianas empresas (Pymes), y las normas internacionales de auditoría, entre otros temas.

“Ahorita se van a graduar muchos nuevos profesionales, y ellos llegarán a ser empresarios, esperamos que así sea, o profesionales destacados que tendrán que hacer un presupuesto o presentar un proyecto”, dijo el segundo jefe del gabinete, donde se han producido tristes episodios contra las arcas del Estado nicaragüense, sin que se castigue a los culpables.

La idea es que ellos, por lo menos, conozcan la utilidad de esas herramientas, “no es que van a sustituir a los contadores, sino que tengan un mínimo de conocimientos elementales, de lo que tienen y lo que harán, o de qué disponen, añadió Morales Carazo.

Lo ven como inquisidor
Tras casi cinco años en el “Vicepoder”, Morales Carazo debió confesar cómo se ve al contador auditor desde las alturas del gobierno:

“A veces algunos consideran al Auditor como un inquisidor o fiscal que llega a hurgar sólo para encontrar cuestiones sucias o feas, y no saben que es quien, precisamente, garantiza la salud de la empresa y del país, más en un país pequeño como el nuestro tan expuesto a la vulnerabilidad y a los “huracanes de la corrupción”.

El presidente del CCPN, Freddy Solís, agradeció las propuestas de Morales Carazo durante el seminario en el que participaron  Jorge Tovar, Socio de PKF, Honduras; Rafael Palomo, de Case Ware Costa Rica; Msc. Cornelio Porras Cuéllar, Director por Nicaragua ante AIC;  Markos Barrantes, Socio de Grant Thornton-Nicaragua; Florencio de León, de Guatemala;  Leticia Godoy, Socia Moore Stephens-Honduras; Mba. René Vallecillo, Consultor Fiscal;  Fernando Gómez, Socio Deloitte-Nicaragua, y  Leónidas Jiménez, Director de Autorizaciones y Supervisión Consolidada de la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras (Siboif).