•  |
  •  |

El juicio donde los testigos pusieron otra vez contra la pared a Erwin Alvarado López y a Alexander Castillo Tinoco,  acusados de robar y de lesionar al estudiante universitario Eder Omar Ruiz Pavón, podría comenzar de cero por tercera vez.

Lo anterior puede suceder si los abogados defensores, con tácticas dilatorias o bien por un motivo de fuerza mayor, logran que se interrumpa el juicio.

“Si los defensores se ausentan sin causa justificada o si surge una situación de fuerza mayor, el juicio tendría que interrumpirse por tercera vez”, explicó el juez Tomás Eduardo Cortés.

Tácticas dilatorias
En dos ocasiones, el juicio se reprogramó a petición de los defensores, porque los abogados abandonaron la defensa, indicó el judicial.

Luego, la Defensoría Pública asumió la defensa, pero en pleno juicio los acusados nombraron otra vez a los abogados que habían abandonado la defensa.
Esto obligó al judicial a interrumpir el juicio que ayer comenzaron por segunda vez los abogados defensores. En esta ocasión, cuando iban a iniciar los alegatos, los defensores expresaron que tenían testigos que evacuar.

Ante la nueva “jugada”, el representante de la Fiscalía pidió que el juicio siga en el menor tiempo posible, y por eso el juez programó la reanudación para el próximo viernes.

Víctima y testigos los señalan
La víctima, Eder Omar Ruiz, y el testigo Juan Carlos Gómez Barberena, fueron categóricos en señalar a los imputados como los autores de la agresión ocurrida el 11 de mayo
de 2010.

Ruiz dijo que Alvarado fue quien le apuntaba con una pistola cuando le daban de puntapiés en el suelo, y Castillo, quien lo golpeó con un tubo utilizado como lanzamortero.
Por su parte, Juan Carlos Gómez reafirmó lo dicho por Ruiz, agregando que reconoció a los agresores por el físico y la voz.