•  |
  •  |
  • END

Un jurado de lujo para escoger a un maestro o maestra de lujo, para merecer el premio de mayor monto en Nicaragua --10 mil dólares-- exaltará la labor de los educadores que el presidente de la Fundación Luisa Mercado llamó “alabados apóstoles, pero nunca reconocidos como son los verdaderos apóstoles”.

El doctor Sergio Ramírez Mercado anunció las bases del Premio Nacional al Magisterio 2008 en su segunda edición, cuyo jurado está integrado por destacados docentes, entre ellos un ex ministro y una viceministra de Educación, y el representante de la Unesco.

“Éste es un jurado muy plural, que no pone la política por delante, sino que ve la calidad de los maestros. No estamos interesados en premiar lealtades o deslealtades políticas, sino la entrega de una vida a la educación. La Fundación es educativa, cultural, y atiende a todo el mundo”, indicó su presidente.

Juan B. Arríen, integrante del jurado, recordó que en la primera edición del premio se encontraron con ese mapa desconocido de la enorme calidad de los profesores con que cuenta el país, de tal manera que llegó a exclamar:

“Con el mayor respeto, creo que si todavía vive la educación en este país con cierta calidad, no se debe ni a ministros o a políticos, se debe a los maestros y maestras de este país. Eso hay que reconocerlo”.

Maestros heroicos

Arríen dijo que el certamen inicial, el año pasado, les descubrió toda una “riqueza pedagógica, humana, de entrega a la educación, realmente excepcional. Creo que el premio nos sirvió para constatar que, efectivamente, en Nicaragua hay una historia educativa, una inteligencia pedagógica diseminada en una cantidad de maestros y maestras, y hay un capital pedagógico sobresaliente.

“Creo que lo que hace el premio es visibilizar poco a poco todo ese acervo histórico, pedagógico, la inteligencia pedagógica de este país, la cual, realmente, no se ha detectado. Para mí, por lo menos, estoy seguro, fue una revelación encontrarnos con maestros de una calidad impresionante, y estoy seguro de que nos vamos a encontrar con ellos (en esta segunda convocatoria) y son comparables a maestros convocados de otros países”.

El insigne educador dijo que los docentes nacionales “superan con efectividad a un medio que no facilitan su trabajo por las condiciones sociales, salariales, pedagógicas, de medios didácticos, etc., y, sin embargo, han hecho verdaderas historias pedagógicas”.

El doctor Carlos Tünnermann, presidente del jurado, dijo que “pueden ser candidatos los profesores que estén activos o maestros jubilados, y pueden ser propuestos sobre todo si tienen una gran trayectoria”.

El año pasado fueron recibidas candidaturas de 13 departamentos. Para entonces la convocatoria se hizo a nivel de escuela primaria, preescolar y educación especial. La ganadora fue la profesora Berta Mairena Saballos, fundadora y directora por 40 años, del preescolar “Bertha”, una innovadora de la Educación Preescolar en Nicaragua.

El ex ministro de Educación recordó a la licenciada Luisa Mercado, madre del escritor Sergio Ramírez, presidente de la Fundación. Ella fue profesora de lengua castellana y literatura, directora por varias décadas del Instituto Nacional de Masatepe. Antes de jubilarse dedicó los fines de semana para estudiar una licenciatura en letras, y luego la maestría en pedagogía aplicada a la administración escolar, en la modalidad de cursos por encuentro. Ella falleció en 1994.

Por su parte, el doctor Ramírez subrayó la labor de los maestros, y precisamente por ser unos apóstoles nunca reconocidos, es que quieren con la fundación distinguir su labor no bien valorada en la sociedad nicaragüense.

“No podemos premiar a todos, pero elegimos a uno que represente a todos. El mensaje es que deben ser reconocidos por una vida entera entregada a la educación, que quedan mudos o ciegos; afectados por la tiza, unos que enseñan en sus propias casas, que ganan una miseria o son retirados con pensiones muy bajas, pasando dificultades económicas a lo largo de toda su vida. La sociedad sin maestros no existiría. Eso es lo que queremos recordar con el premio”.

El doctor Tünnermann, muy sensibilizado por los sufrimientos de los maestros, llegó a asegurar que “la labor que yo hice --al frente del Ministerio de Educación en los años 80-- no se puede comparar con lo que hace un maestro de primaria en una zona rural, donde tiene que superar condiciones porque no hay tiza ni cuadernos”.

Bases del Premio al Magisterio 2008

La Fundación Luisa Mercado, con sede en la ciudad de Masatepe, convocó esta vez a “profesores y profesoras de educación media, que incluye educación secundaria, normal y técnica, que se distingan por su dedicación y entrega a la enseñanza, o por sus aportes significativos en el campo de la educación”.

Los candidatos pueden hallarse activos o retirados, pertenecer tanto a planteles de enseñanza públicos como privados, y ser de nacionalidad nicaragüense por nacimiento o adopción.

Pueden proponer candidatos, la comunidad educativa de un colegio, instituto o plantel de educación normal o técnico, de cualquier parte del país. Las confederaciones, federaciones y sindicatos nacionales de profesores y maestros registrados legalmente. Los Concejos. Las organizaciones no gubernamentales dedicadas a la educación.

La presentación del candidato o candidata debe ser acompañada por un razonamiento de los méritos de la persona propuesta, y un currículum vitae en el que se destaque la experiencia y la labor docente, los años de servicio, los aportes significativos a la educación, y cualquier otra información que ayude al jurado a realizar una adecuada evaluación.

Las candidaturas deben se enviadas entre la fecha de esta convocatoria, y el día 30 de junio del presente año, por envío postal al Apartado Postal LM 280. Managua, Nicaragua. O al correo electrónico premiomagisterio@gmail.com, en cuyo caso deberá acompañarse una reproducción escaneada de la presentación de la candidatura con las firmas que la amparan, y, asimismo, de las actas a que se refiere la base número 3. En ambos casos, la Fundación LM emitirá un aviso de recibo.

El Premio Nacional será adjudicado por un jurado de cinco miembros, escogido entre personalidades relevantes en el campo de la educación, integrado por el doctor Carlos Tünnermann, presidente; doctor Juan Bautista Arríen; doctora Josefina Vijil; doctora Myriam Bandes y licenciado Mario Quintana.

El jurado enunciará su fallo a más tardar el día 1 de septiembre de 2008.

El Premio incluye una escultura conmemorativa, obra de Ernesto Cardenal, además de una medalla. Las fotografías de los ganadores serán colocadas en una galería de honor en la sede de la Fundación Luisa Mercado en Masatepe. La entrega se hará en acto solemne en la ciudad de Masatepe, el 6 de septiembre en ocasión de las fiestas patrias.