•  |
  •  |

Hasta después del 21 de mayo se espera que la temporada lluviosa se instale en el país, pero los meteorólogos del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales, Ineter, indicaron que las condiciones atmosféricas apuntan a que va a ser normal, e incluso por ahora con menos precipitaciones que el año pasado.

El pronóstico que los meteorólogos del Ineter tienen de la Universidad de Colorado, señala que en toda la temporada lluviosa se esperan 14 tormentas nombradas, nueve de ellas con altas probabilidades de convertirse en huracanes, de los cuales cinco pueden llegar a ser intensos, declaró Mariano Gutiérrez, Director de Meteorología de dicha institución.

El funcionario refirió que las probabilidades de que uno de estos fenómenos se acerque al menos a 10 millas de la costa de Nicaragua, son inferiores a otros países.

En Nicaragua las posibilidades son de un 36 a un 40%, mientras que en Honduras llegan hasta a un 70% y en las islas del Caribe superan el 80%.

Aunque la entrada casi total del invierno se espera posterior al 21 de mayo, Gutiérrez indicó que antes de la fecha se van a registrar lluvias de regular intensidad, pero no con cobertura nacional.

Según el experto, los promedios por mes variarán. En mayo esperan lluvias regulares, porque es el inicio de la temporada, pero en zonas como Managua y la Meseta de los Pueblos, las precipitaciones serán irregulares.

En junio el déficit de lluvia seguirá afectando la capital y la región Central del territorio. El funcionario del Ineter aseguró que las condiciones se normalizarán en casi todas las regiones hasta en julio.

Niveles pueden cambiar súbitamente
El meteorólogo precisó que en julio se pueden presentar precipitaciones arriba de lo normal, y que en este mes se dan las mayores acumulaciones en las dos regiones autónomas del país.

Añadió que una lluvia intensa en Managua podría dejar de 100 a 200 milímetros de agua, y en las regiones occidentales se prevén desde 160 milímetros en la zona más seca, a 200 en la más húmeda.

Granizo podría volver a caer

De igual manera, Gutiérrez señaló que el granizo que cayó en Managua y en El Crucero el pasado miércoles, se produjo por una convección profunda que ocasionó el primer eje de vaguada que afectó el país.

“Tenemos cerca los lagos Xolotlán y Cocibolca, que generan alta evaporación, y esto puede provocar una fuerte convección que hace que se desarrollen este tipo de fenómenos”, explicó.

Recordó que el año pasado cayó granizo en las cercanías del Lago Xolotlán, y que no es un hecho aislado, pero tampoco es común.

Por último, recordó a los productores no precipitarse para sembrar en los primeros días de lluvia, pues estas podrían no ser constantes.