•  |
  •  |
  • END

El Presidente de la República, Daniel Ortega, anunció ayer que Nicaragua rompió sus relaciones oficiales con Colombia, y ordenó el retiro de los diplomáticos nicaragüenses en Bogotá, al igual que el retiro de los diplomáticos colombianos radicados en Managua.

La ruptura de relaciones fue anunciada por el presidente Ortega acompañado del presidente de Ecuador, Rafael Correa, con quien se solidarizó por el “ataque terrorista” que a su juicio dirigió el presidente Álvaro Uribe en contra de Ecuador, tras el asesinato del segundo jefe de las FARC, Raúl Reyes, en territorio ecuatoriano.

Ortega también adujo como una de las razones para romper relaciones con ese país, que Colombia no ha respetado el fallo de La Haya, el cual establece que el meridiano 82 no es el límite entre ambas naciones en el mar Caribe, y que Colombia ha continuado sus actos intimidatorios a través de fragatas de guerra.

Antecedentes

La medida fue considerada como lamentable e injustificada por los ex cancilleres Francisco Aguirre Sacasa y Emilio Álvarez Montalbán, quienes también advirtieron que el país está plegando su política exterior a Venezuela, mientras varios legisladores calificaron como un “error” la decisión del mandatario.

En los años noventa, la Administración de Violeta Barrios de Chamorro rompió relaciones con China Continental para reanudarlas con Taiwan. En los ochenta, el gobierno sandinista rompió con Taiwan para establecer relaciones con China Continental.

Pero irónicamente, el 12 de octubre de 1985, el presidente León Febres Cordero (1984-1988) de Ecuador, rompió relaciones con el presidente Daniel Ortega, debido al discurso altisonante de Ortega en contra del mandatario ecuatoriano. Ahora Ortega rompe con Colombia, para sumarse a Venezuela y a Ecuador.

El mandatario dijo que Nicaragua no rompía con el pueblo colombiano, sino con el gobierno y la “política terrorista” del presidente Álvaro Uribe.

Todo mezclado

Asimismo, Ortega expresó que Colombia debe respetar el fallo de La Haya y cesar los actos de terrorismo contra Ecuador, para que se puedan reanudar relaciones entre ambos países.

El presidente Correa, en una rápida visita al país, agradeció lo que consideró “un espaldarazo”, y urgió una condena firme de la OEA por la agresión de Colombia a la soberanía de Ecuador.

Ortega enfatizó que recientemente se han producido incidentes en el meridiano 82, porque fragatas colombianas persiguen a pescadores nicaragüenses; al mismo tiempo que advirtió que Nicaragua y Colombia han estado al borde de choques militares.

El anuncio de Ortega se dio en la Secretaría del FSLN, con la presencia del canciller Samuel Santos; la ministra de Gobernación Ana Isabel Morales; el jefe del Estado Mayor del Ejército de Nicaragua, Julio César Avilés, y la jefa de la Policía Nacional, Aminta Granera.

Correa fue trasladado en helicóptero militar a la Secretaría del FSLN y recibido bajo resguardo de su seguridad presidencial, de la Policía Nacional y del Ejército de Nicaragua, al mediodía de ayer. Nicaragua es el tercer país que rompe relaciones con Colombia, después de Venezuela y Ecuador.

Ortega también llamó a crear una suerte de Grupo de Contadora para mediar en el conflicto colombo-ecuatoriano. Correa abandonó el país un poco después de las dos de la tarde de ayer, después de permanecer más de cuatro horas en Managua.

Aguirre Sacasa: “Decisión es lamentable”

El ex canciller Francisco Aguirre Sacasa consideró “lamentable” la decisión del presidente Ortega, ya que va en contravía de la búsqueda de una solución pacífica del conflicto entre Ecuador y Colombia, expresado en la resolución de la OEA por todos los países de la región, incluyendo a Ecuador y Venezuela.

Nicaragua fue la única nación que no rubricó la resolución de la OEA, que manda una investigación sobre el asesinato de Raúl Reyes, en Ecuador, por las Fuerzas Armadas colombianas, informe cuyos resultados serán conocidos el 17 de marzo, en una reunión extraordinaria de la OEA.

“En lugar de plegarnos a la búsqueda de una solución pacífica, estamos solidarizándonos más con Venezuela que con Ecuador”, dijo Aguirre Sacasa, quien agregó que “será interesante ver cuántos otros presidentes latinoamericanos toman el paso de romper con Colombia”.

Aguirre recordó que “la política internacional de una nación debe estar basada en la real-politik de Otto von Bismarck, considerado como el forjador del Imperio Alemán, quien decía que los países debían actuar conforme a sus intereses, pero de una manera pragmática y no ideológica, para buscar los fines de una política nacional, y que sus intereses favorezcan a los gobernantes de turno”.

El diario The New York Times también hizo un llamado a la cordura y a una solución pacífica del conflicto fronterizo entre Ecuador y Colombia, al tiempo que fustigó al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, llamándolo a que guardase la distancia del diferendo.

Aguirre también resaltó la moderación de gobiernos de izquierda como el de Michelle Bachelet, de Chile y Luis Inácio Lula Da Silva, de Brasil, quienes también han urgido una salida diplomática.

“Es lamentable lo que hace el presidente Ortega, porque se alinea con el señor Chávez y le está dando predilección a temas internacionales y no a los asuntos nacionales. El petróleo está ya a 105 dólares, la bolsa de Nueva York ha caído 180 puntos ayer, eso y su impacto en nuestra economía, es lo que deberíamos estar discutiendo”, afirmó.

Álvarez: No hay “casus belli”

El ex canciller Emilio Álvarez Montalbán también lamentó la decisión de Ortega por considerar que no hay justificación alguna para la misma, ya que “en primer lugar no hay un casus bellis, es decir, un motivo de un conflicto; en segundo lugar, no se ha disparado un solo tiro; no se han intercambiado notas inflamadas; y el conflicto territorial está siendo manejado de común acuerdo en La Haya y ya estaba por arreglarse el asunto del meridiano 82”.

“Lo que hay es un alboroto que quiere hacer Chávez para armar un conflicto militar en la región andina, y está queriendo recibir apoyo de su amigo nicaragüense, por lo que hay que resaltar que Colombia no le ha hecho nada a Nicaragua, su problema es con Ecuador”, dijo Álvarez.

El politólogo conservador señaló que Ortega debió reunir al Consejo de Seguridad para consultar esta medida, pero en cambio, actúa como “caja de resonancia de Venezuela”.

Hoy los presidentes de Venezuela, Ecuador, Colombia y Nicaragua, coinciden en Santo Domingo, República Dominicana, en la Cumbre de Río, donde Correa continuará cabildeando a favor de una condena unánime a Colombia.