•   MÉXICO/AFP  |
  •  |
  •  |

Un total de 52 centroamericanos que se encontraban secuestrados en una casa en el estado de Tamaulipas (noreste de México) fueron liberados por el Ejército, informó ayer viernes la Secretaría de la Defensa.


Un comunicado de la Defensa refirió que el jueves, tras recibir una "denuncia ciudadana referente a que se encontraban personas secuestradas en una casa" en ciudad Victoria, se logró la liberación de 34 hondureños, de 12 guatemaltecos, de cinco salvadoreños y de un nicaragüense.


Ciudad Victoria es la capital del estado de Tamaulipas, donde en el último año se han registrado distintos actos de violencia en contra de migrantes, tanto mexicanos como centro y sudamericanos.


El martes, la Policía liberó en Reynosa, fronteriza con McAllen (Texas, Estados Unidos) a 51 secuestrados, entre ellos a 18 centroamericanos y a seis chinos.
En agosto de 2010, en el municipio de San Fernando, a 160 km de la frontera y sobre la costa del Golfo de México, un grupo de 72 migrantes de El Salvador, Honduras, Guatemala, Ecuador y Brasil, fueron asesinados en una masacre atribuida al Cártel de Los Zetas.


Este mes, en ese mismo poblado se han localizado 183 cadáveres en 40 fosas clandestinas, y las excavaciones continúan, según la Fiscalía General mexicana.


Lograron salvarlos
Se presume que las víctimas son viajeros, en su mayoría del sexo masculino y mexicanos, secuestrados en los últimos dos meses en autobuses que iban rumbo a ciudades fronterizas con Estados Unidos. Entre las víctimas se ha identificado a un guatemalteco.


Las autoridades creen que pudieron ser asesinados por negarse a pagar extorsiones a Los Zetas o por rechazar ofertas para trabajar con ellos.


Los Zetas, soldados desertores reclutados por el narcotráfico, mantienen especialmente en los estados del noreste de México una disputa con sus ex aliados del Cártel del Golfo por el control de las rutas de la droga hacia Estados Unidos y otras actividades criminales.