•  |
  •  |

La familia García Toruño continúa viviendo una pesadilla que parece sacada de un libro de terror, impotentes ante un Estado que busca legitimar sus actos ilícitos a toda costa.


Primero intervino el procurador Hernán Estrada en una turbia negociación, bajo la excusa de ocupar el material selecto de la finca Monte Carmelo para la construcción de la carretera Izapa-Puerto Sandino, negociación que terminó en ocupación y en explotación por Albanisa en abierta usurpación de una propiedad y bienes privados.


Después apareció un documento de concesión que le otorgaba a Albanisa los derechos de explotación minera en un área de 1,439.58 hectáreas con vigencia de 25 años, fechado el 5 de julio de 2010, pero, evidentemente, hecho para salir del paso.


Mala adulteración
Pero según el mapa de concesiones, obtenido a través del Ministerio, la finca Monte Carmelo no se encuentra dentro del área concedida a Albanisa, sino a la empresa Meco.


Norman Enríquez, Director de Monitoreo, Vigilancia y Control Minero, “explica” que esto se debe a que inicialmente toda el área se le había concedido a Meco, pero tras un litigio con Albanisa, éstos llegaron a un acuerdo extraoficial.


“Nosotros recibimos una denuncia de parte de Meco alegando que Albanisa había invadido un área de su concesión, el km 47, que es la que involucra a la finca Monte Carmelo, pero al final se dio un arreglo entre ambas empresas”, aseguró.

 

Mentira tras mentira
No obstante, al consultar a David Pineda, Gerente de Operaciones de Meco, este negó que la empresa hubiera sido parte de cualquier negociación o litigio.


“Nosotros poseemos una concesión hasta el km 46, donde tenemos la explotación de un banco minero, pero nunca hemos tenido el permiso de explotación en el km 47, donde se encuentra Monte Carmelo. Desconozco cualquier acuerdo o convenio con Albanisa. No sé de qué me están hablando”, aseguró Pineda.

 

Familia desconcertada
Por su parte, la familia García Toruño no sale de su asombro, ya que cada día aparece una nueva versión de la situación.


“Yo veo que aquí aparece trampa tras trampa, como si esto fuera un juego de niños. Le están pasando la bola primero al procurador, después a los alcaldes y ahora al Ministerio de Energía y Minas, en un afán por legitimar algo que no tiene asidero legal”, aseguró la copropietaria, Carmen García Toruño.

 

MEM critica a Albanisa
No obstante, a pesar de la concesión otorgada por el Ministerio, el asesor legal de MEM, Julio Estrada, criticó la irrupción de Albanisa sin previo arreglo con los propietarios.


“A nosotros como Ministerio sólo nos compete otorgar las concesiones y no participamos de las negociaciones entre las empresas y los dueños de las propiedades, pero siempre recomendamos que ambas partes lleguen a un acuerdo. En el caso concreto de la finca Monte Carmelo, Albanisa no debió intervenir sin autorización de los dueños”, explicó Estrada.

 

MEM propone bozal
Por su parte, Norman Enríquez, Director de Monitoreo, Vigilancia y Control Minero, aconsejó que la familia interpusiera una denuncia formal ante el MEM, y criticó que hubieran llevado la querella ante los medios de comunicación.


“Si la familia hubiera venido antes de armar tanto alboroto y acudir a medios que sólo pretenden descalificar al gobierno, todo habría sido muy diferente. Nosotros habríamos servido como mediadores y hasta habríamos ayudado en la negociación. Ahora sólo queda interponer una denuncia”, señaló Enríquez.

 

Quieren hundir a la familia en la burocracia
Este explicó que la familia debe dirigir una carta al Lic. Carlos Zarruk, Director de Minas, en la cual expliquen los daños causados en la propiedad, y otra dirigida a Yamileth Álvarez, encargada de la delegación territorial de Marena en León, debido al despale cometido para permitir la extracción minera.


“Después de la denuncia nosotros podemos actuar. Vamos al lugar para hacer una inspección, un levantamiento topográfico, y se emite un informe. Si se demuestra que hubo daño y usufructo, se impone una multa, y si la empresa privada se niega a llegar a un acuerdo se acude a la vía judicial”, señaló Enríquez.


Mapa
Toda la zona enmarcada en la línea azul corresponde al área concedida a Albanisa, y la zona enmarcada en la línea rosada es la que fue dada a Meco. En medio y fuera de las concesiones, se encuentra Monte Carmelo.