•  |
  •  |

El ejército y la alcaldía de Managua reubicaron hoy a cientos de nicaragüenses que vivían hacinados en las ruinas del antiguo centro, destruido por el terremoto de 1972, donde el gobierno planea obras de demolición para los edificios que quedaron semidestruidos.

La evacuación se llevó a cabo en camiones que el ejército y la comuna pusieron a disposición de las familias que serán beneficiadas con casas nuevas en un barrio próximo al Lago Xolotlán, al norte de la capital, afirmó el encargado de las operaciones, teniente coronel Mauricio Contreras.

Se trata del segundo desalojo que las autoridades realizaron este mes en los agrietados edificios del casco viejo de la ciudad, donde muchos edificios que quedaron semidestruidos tras el terremoto serán demolidos.

La gente que benefició del programa de reubicación cargaba los camiones con toda clase de materiales deteriorados, entre ellos colchones sucios, madera podrida, láminas de zinc e inodoros, y salía de los edificios con sus perros, gatos y gallinas.

"El gobierno nos está dando la oportunidad de vivir en casas nuevas de 24 metros cuadrados, pero hay gente que tiene como siete perros y se quieren llevar todos los animales", lamentó Jairo Vázquez, quien lleva 30 años viviendo con su familia en uno de los inmuebles derruídos.

El desalojo afectó a media docena de edificios que quedaron en pie después del terremoto que devastó la capital de Nicaragua hace 39 años, que están ubicados a un costado de un parque infantil, que en el transcurso de los años se llenó de delincuentes.

"Aquí habían algunas pandillas y el parque se llenó de drogadictos y prostitutas", aseguró Vázquez.

Los más alegres con el reasentamiento son los niños, como Juan Pablo de cinco años, quien dijo que ya no quiere vivir ahí porque hay muchos "zorros" y animales que le asustan.

"Yo también me quiero ir porque aquí hay una ladroneada (robos) horrible (...) la gente del otro lado (otras casas) no nos dejaban dormir por la borrachera y aquí en el parque solo hay prostitutas", dijo Briti Gaitán, de 10 años.