Rafael Lara
  •  |
  •  |
  • END

Cuando alguien está dispuesto a perseverar en la vida, no importan las limitaciones. Esto lo demuestra David López, con una licenciatura en Derecho y especializado en derechos humanos, derecho procesal laboral y formulación de proyectos. También es presidente nacional de la organización de ciegos de Nicaragua “Maricela Toledo”.

Por si fuera poco, a sus 33 años, López es no vidente y uno de los tres candidatos propuestos a asumir la dirección de la Federación Coordinadora Nicaragüense de Organismos por la Rehabilitación e Integración (Feconori).


Grandes responsabilidades
“Aspirar a este cargo es una gran responsabilidad, pues hablar de una federación implica tratar la discapacidad vista desde su generalidad hasta sus especificidades por el carácter variado de sus miembros y de sus discapacidades”, señala López.

Indica que a lo anterior se debe agregar la unificación de las diferentes formas de pensar, y dentro de las diferencias, extraer los elementos comunes para coordinar las distintas acciones.

El objetivo de todo es tener la capacidad de elevar la voz y poner en el “tapete” el tema de la discapacidad. Por una parte, el carácter preventivo en salud pública, por otro lado están las barreras arquitectónicas, y finalmente están los derechos a ser tratados con igualdad en la sociedad.

“El trabajo está dirigido a la influencia ante el poder público o tomadores de decisión y la sensibilización a la sociedad para brindar una percepción correcta de la discapacidad y la persona que la padece”.

Los esfuerzos y alcances obtenidos por López están dirigidos a hacer mejor su labor, y considera que si las diferentes organizaciones depositan su confianza en él, entonces sabrá responder a las necesidades de su sector social.


Un ejercicio democrático
El proceso electoral de Feconori es un ejercicio de democracia pocas veces visto. La Junta Directiva tiene ocho cargos, y para ser representativa, su presidente y vicepresidente deben tener discapacidades visibles.

El resto de cargos deben están compuestos por personas con cada una de las tres categorías de discapacidades, la sensorial, las físico motoras y las intelectuales. A esto se debe agregar una cuota de representación masculina, femenina y de padres de familia. El proceso electoral culmina el 13 de marzo.

Las personas con discapacidad constituyen el 10 por ciento de la población nacional, por tanto, se considera que no existe un solo nicaragüense exento de la problemática, pues todos poseemos a un familiar o a un amigo con algún tipo de discapacidad.