•  |
  •  |

Los contralores colegiados con períodos vencidos aprobaron ayer por unanimidad, la propuesta del presidente del ente fiscalizador, Guillermo Argüello Poessy, de realizar una auditoría especial en la gestión del ex director General de Ingresos, Walter Porras, en todo lo relacionado a exoneraciones y devoluciones de impuestos de IVA e IR, por los períodos comprendidos en los años 2009,2010 hasta el 30 de abril de 2011.

Argüello Poessy dijo que en la difícil auditoría Financiera y de Cumplimiento al Presupuesto de la Dirección General de Ingresos, DGI, cuyo resultado se conocerá en unas semanas, se pudieron detectar anomalías en los rubros de exoneraciones y devoluciones de impuestos, y que eso y los informes policiales que se han dado a conocer, los impulsó a tomar la decisión.

“La decisión de hacer la auditoría especial en esas áreas de la DGI, fue unánime y se va a iniciar cuanto antes”, dijo el colegiado.

“En la auditoría que se está concluyendo de 2009, se detectaron irregularidades en esas áreas, pero no puedo dar detalles, porque va a ser parte de la nueva auditoría que se va a hacer específicamente en esas áreas”, añadió.

Trabajo paralelo de Policía
Añadió que lo relacionado con la petición del informe policial del caso Porras-DGI, será una decisión que tomarán los auditores gubernamentales en la medida que avancen en su trabajo de análisis financiero, pero que por el momento cada entidad seguirá haciendo su labor.

“Entiendo que las investigaciones policiales no han concluido, de tal manera que por el momento no queremos ni incidir en las investigaciones policiales que tienen su propio proceso (ni que se incida) en el proceso de auditoría que tiene su propia naturaleza”, indicó Argüello Poessy.

La hostilidad de Porras a los auditores
Añadió que la participación directa de la CGR en el asunto, “significa claramente a que estamos determinados a que se establezca la verdad”. La Policía ha ignorado desde el inicio a la Contraloría en todo el proceso de investigación, aun cuando ha recurrido a su figura para confundir sobre lo que ha hecho hasta el momento, indicando que la CGR es la entidad que debe pronunciarse al respecto.

El director general de Auditorías de la CGR, Marvin Vílchez, explicó que Porras participará en el proceso de manera efectiva, una vez que se conozcan los hallazgos de la auditoría, se le notificarán para que los desvanezcan, si es que lo pueden hacer de acuerdo con documentos y testimonios.

Horas antes que la CGR anunciara su decisión, el ex titular de la DGI, dijo en televisión que agradecía al ente fiscalizador que interviniera en el caso, porque era quien debía pronunciarse sobre la parte contable de su gestión, olvidando que fue él quien puso trabas en la auditoría que están terminando a su gestión de 2009, donde se descubrió tráfico de influencias, abuso con recursos públicos para beneficio personal y nepotismo.