•  |
  •  |

Los 16 miembros de una estructura del denominado cártel de narcotraficantes “Los Charros”, integrado por sujetos de distintas nacionalidades, fueron acusados ayer por la Fiscalía.

De los 16 imputados, ocho están presos, y para igual número de “Charros” la Fiscalia pedirá hoy la orden de captura.

Entre los que serán acusados hoy por el Ministerio Público sobresale el mexicano y exmiembro de la Policía Federal de ese país, Gabriel Maldonado Soler.

A los 16 “Charros” el Ministerio Público les imputa la presunta autoría de los delitos de crimen organizado y tráfico internacional de estupefacientes.

En la acusación radicada en el Juzgado Séptimo Distrito Penal de Audiencia, la Fiscalía le atribuye a ocho de los 16 acusados, el delito de lavado de dinero.

El jefe de la Unidad Anticorrupción y Contra el Crimen Organizado, el fiscal Javier Morazán, señaló que entre los detenidos está el mexicano David Patrón Arce, dos salvadoreños y tres guatemaltecos.

Los otros extranjeros capturados por la Policía nicaragüense son los guatemaltecos Byron Figueroa Gutiérrez y  Jarrón Bolaños Rodríguez.
Entre los detenidos también están los salvadoreños Maynor Flores y Roberto Carlos

Hernández, indicó el representante del Ministerio Público.


Utilizaba iglesias evangélicas
Según las investigaciones hechas por la Policía, esta agrupación, cuya cabecilla es una mujer conocida como “Tana”, quien vive en la zona fronteriza entre Guatemala y México, utiliza iglesias evangélicas para legalizar las compras de vehículos con dinero procedente del narcotráfico.

El salvadoreño Cristóbal Ramírez López, uno de los acusados, se movilizó durante noviembre del año pasado en un vehículo a nombre de una denominada red de iglesias evangélicas.

“El poner a nombre de iglesias vehículos y propiedades es una nueva modalidad que está utilizando el narcotráfico, para encubrir los bienes adquiridos procedentes de su actividad ilícita”, se indica en una parte de la extensa acusación.

La banda de “Los Charros” venía utilizando el territorio nicaragüense desde noviembre de 2010, para el trasiego de droga de Costa Rica  con destino a Guatemala y a México,  según la información en poder de la Policía.

Para transportar la droga en suelo nicaragüense, “Los Charros” utilizaban la ruta de El Ostional, Cárdenas, San Carlos, Río San Juan, Nueva Guinea, El Rama y Managua.

Ferreteros en tremendo clavo
Los hermanos Juan Carlos y Germán Fonseca Montenegro, e Ivania del Socorro López Guzmán, todos nicaragüenses, completaban la estructura montada por “Los Charros” en Nicaragua.

Las tres personas antes mencionadas servían de testaferros, apareciendo como dueños de negocios entre los que sobresalen cuatro ferreterías, indicó el fiscal Morazán.

Los baldes con  pintura también eran utilizados para almacenar paquetes de droga temporalmente, según las investigaciones policiales.

Durante la audiencia preliminar prevista para hoy a partir de las nueve de la mañana, la Fiscalía pedirá orden de captura contra los otros ocho acusados, agregó Morazán.