•  |
  •  |

Tras la derrota diplomática de Honduras y de Costa Rica ante la Corte Internacional de Justicia, quedó allanado el camino para un avance y culminación en el juicio entre Colombia y Nicaragua en igualdad de condiciones, señalaron expertos de derecho internacional y diplomacia de Nicaragua.

Para el exembajador de Nicaragua ante la Unión Europea y experto en derecho internacional, Róger Guevara Mena, las derrotas de los dos países vecinos golpearon más las estrategias de Colombia, que, según su criterio, buscaba cercar a Nicaragua en una limitada área marítima.

“La intromisión de Costa Rica y Hondura beneficiaba más a Colombia, porque la frontera marítima que pretende Colombia procura un encerramiento sobre la plataforma continental, sobre la zona económica exclusiva y sobre el mar territorial de Nicaragua”, dijo.

Querían tenaza
“Tanto Costa Rica como Honduras, que tienen tratados con Bogotá, pretendían cerrar como tenaza, tanto arriba como abajo, la posibilidad de salida de Nicaragua de sus fronteras marítimas”, observó.

“La pretensión colombiana era dejar a Nicaragua con una costa pequeña, un limitado espacio territorial y de plataforma, y ellos extender sus fronteras hasta casi menos de las 200 millas de la costa nicaragüense”, dijo.

“La CIJ rompe ese cerco, pero el problema no ha terminado, esto representa una derrota jurídica en la pretensión honduro-costarricense a favor de Colombia, pero ahora esta derrota jurídica es una nueva arma para que Nicaragua pueda demostrar en la reunión de presidentes, que tanto Honduras como Costa Rica han actuado contrario al protocolo de Tegucigalpa, que exige lealtad entre los miembros de la Integración Centroamericana”, dijo el experto.

Para el agente de Nicaragua ante La Haya, Carlos Argüello, la decisión de la CIJ de rechazar las participaciones de Costa Rica y Honduras deja las puertas abiertas al final del litigio con Colombia, que ya lleva más de una década.

“Este es un asunto, ¡imagínese que ya tenemos prácticamente 10 años de haber iniciado...! Primero, que Colombia estuvo poniendo excepciones para tratar de atrasar el juicio, que fueron resueltas por la Corte hace varios años, y ahora estas intervenciones que también vinieron a atrasar adicionalmente el asunto”, expresó.

Casi el mismo criterio compartió el experto en temas limítrofes, Mauricio Herdocia, sobre los fallos emitidos el miércoles por la CIJ, en el sentido de que “despejan el camino para una reivindicación histórica de Nicaragua en relación con sus espacios marítimos, zonas económicas exclusivas, plataforma continental y espacios insulares en el Mar Caribe”.

En declaraciones a Multinoticias, Canal 4, Herdocia explicó que “la resolución de la Corte ha descartado el último eslabón de la estrategia colombiana dirigida a cercenarle los espacios marítimos nicaragüenses en el Mar Caribe, y que ahora están los dos adversarios jurídicos solos ante la Corte, esperando que convoque para las audiencias orales y dicte finalmente una  sentencia definitiva que le devuelva a Nicaragua la otra Nicaragua en el Mar Caribe”.

El experto se refirió a la sentencia dictada por la Corte Internacional de Justicia el 13 de diciembre de 2007, a través de la cual se terminó con las pretensiones colombianas de establecer una faja de contención frente a las costas nicaragüenses en el Meridiano 82, pero que esta nación del Sur pretendió revivir el fantasma de los tratados Ramírez-López y el Fernández-Facio, suscritos con Costa Rica y Honduras, para que ambos países centroamericanos intervinieran en el juicio entre Nicaragua y Colombia.