•  |
  •  |

Por segunda vez en menos de un año, la Empresa Administradora de Aeropuertos Internacionales, EAAI, en conjunto con otras instituciones, realizó un simulacro en el Aeropuerto de Punta Huete o “Panchito”, y nuevamente, una radio oficialista alarmó a la población, haciendo creer que en realidad, el Aeropuerto Internacional “Augusto C. Sandino” estaba colapsado.

Esta vez las medidas giraron en torno a un fenómeno natural: un sismo de 7.5 grados de magnitud en la escala abierta de Richter.

Media hora atemorizando
Casi media hora transcurrió antes de que el periodista desmintiera la información y destacara que se trataba de un simulacro.
Ya para entonces la población creía que la pista del aeropuerto Sandino estaba cerrada y “partida” en dos, y que por eso se había habilitado el aeropuerto alterno, ubicado en Punta Huete.

El año pasado, la EAAI realizó un simulacro de un ataque terrorista en el Aeropuerto “Augusto C. Sandino”, donde en medio de la actividad, un par de personas resultaron lesionadas y hubo mayor alarma, pues parte de la población pensaba que era real.

Para la primera ocasión, la radio oficialista informaba que el aeropuerto había sido tomado por terroristas en ese momento, que era de noche.

En cambio ayer, el simulacro en el Aeropuerto Punta Huete, en San Francisco Libre, se desarrolló en completa tranquilidad y sin inconvenientes.

El aeropuerto de Punta Huete fue certificado por el Instituto Nicaragüense de Aeronáutica Civil, INAC, como base alterna para recibir aviones y helicópteros en caso de que el aeródromo principal, ubicado en Managua, sufra daños graves al momento de un terremoto.

Carlos Salazar, Director del INAC, indicó que se empezó a habilitar este aeropuerto, porque de haber inconvenientes en la base central, las naves no tendrían dónde aterrizar, y eso representaría serios problemas.

Salazar adujo que este aeropuerto alterno es más grande que el “Augusto C. Sandino”, aunque tenía 26 años de no operar.

La pista tiene más de tres mil metros de largo, 45 metros de ancho, tres rampas de rodaje, la torre de control y equipos de monitoreo climatológico.

La actividad dio comienzo a eso de las 10 AM. Al notificarse la situación, un grupo del Centro de Operaciones de Emergencias, COE, y otras autoridades, declararon la emergencia, y se ordenó inmediatamente habilitar el aeropuerto alterno.

Diez aeronaves participaron

En el simulacro, diez aeronaves --entre helicópteros con capacidad de entre dos y 36 pasajeros-- se trasladaron hacia el aeropuerto alterno, al mismo tiempo que vuelos comerciales que trasladan una cantidad mayor de personas.

Antes de que cualquier nave aterrizara, un contingente de Ejército se dirigió a la zona y resguardó el perímetro para evitar cualquier inconveniente. Luego, lentamente y con fuerte despliegue de personal, cada una de las personas bajó y se puso a salvo.

Pareciera fácil, pero en algunos momentos del simulacro, el desorden y la falta de comunicación predominaron, lo que lleva a pensar: ¿qué tan preparados estamos para un desastre de grandes magnitudes?

El gerente general de la EAAI, Orlando Castillo, aunque no dio cifras, aseguró que se ha invertido gran cantidad de dinero para mejorar el aeropuerto alterno.

Por su parte, el capitán Cristóbal Siero, de la línea aérea La Costeña, aseguró que “es buena la habilitación de este aeropuerto alterno, porque una vez tuvo que sobrevolar por varios minutos, porque un avión se había descompuesto en la pista y no podía aterrizar; fue algo bastante peligroso”, declaró.