•   LEÓN  |
  •  |
  •  |

El Obispo de la Diócesis de León, monseñor César Bosco Vivas Robelo, mostró sentimientos encontrados al anuncio del Comité de Patrimonio Mundial de la Unesco, de preseleccionar y de agregar a la Lista del Patrimonio Mundial de Bienes Culturales y Naturales Excepcionales, a la Real Basílica Catedral de la Asunción de León.

De acuerdo con el obispo, la importancia internacional que tiene la Catedral queda evidenciada con la visita de miles de turistas cada año, que llegan a Nicaragua atraídos por conocerla. “Este edificio es conocido a nivel internacional, pero la nominación de la Unesco es muy importante para promover la ciudad turísticamente, aquí todos saldríamos beneficiados, no sólo el edificio religioso”, refirió.

Sin embargo, lamentó el hecho de que las autoridades del Instituto Nicaragüense de Cultura (INC) todavía no hayan entregado a cabalidad las recomendaciones hechas en su momento por el Comité de Patrimonio Mundial, hace tres años, relacionadas con el inventario de las obras de arte patrimoniales de Catedral, así como el plan turístico y el proyecto de soterramiento del cableado al contorno del edificio.

Poco apoyo al Hablatón
El obispo Vivas Robelo también lamentó el poco entusiasmo demostrado por la población, por la sociedad civil, por el gobierno local, por la empresa privada y por las autoridades del INC, en cuanto a apoyar el Hablatón pro Catedral, que solo recaudó 50 mil córdobas, aunque su meta era un millón de dólares, que serían invertidos en la restauración del edificio religioso, construido hace más de 100 años (1747-1860).

En relación con el Hablatón desarrollado meses atrás, monseñor Vivas Robelo manifestó que aunque no tuvo el éxito que esperaban, la población todavía tiene tiempo para demostrar el amor a Catedral. “La preselección de Catedral debe ser causa de alegría y un aliento para seguir trabajando en el hablatón, creo que pasaremos al menos dos años con este esfuerzo, porque es vital que exista toma de conciencia del pueblo para lograr el éxito”, afirmó.

Para el mantenimiento de Catedral, la Asamblea Nacional destina anualmente un millón de córdobas, pero a juicio de monseñor Vivas Robelo, hace falta recursos económicos para garantizar un eficiente mantenimiento. “A duras penas se cubren los gastos de mitad de año”, dijo.

El prelado aprovechó para agradecer el esfuerzo que hacen organizaciones como la Fundación Ortiz Gurdián, que desinteresadamente restauró más de una decena de obras de la Vía Sacra, imágenes del Corazón de Jesús y del Corazón de María, así como otros cuadros artísticos.