•  |
  •  |

La Policía Nacional ayer dio por aclarado el secuestro y asesinato del comerciante Javier Antonio Hernández Orozco, de 30 años, (q.e.p.d.) al culpar a cinco miembros, entre ellos un menor de edad, de la agrupación delincuencial “Los Cholos”, descartando de esta forma el involucramiento de oficiales, tal como lo denunció la familia del fallecido.

Hernández fue secuestrado y luego asesinado al salir de una gasolinera en la Carretera Managua-Masaya, el pasado 22 de marzo, por tres sujetos, dos de ellos vestidos de policías, cuando se dirigía junto a su esposa, Nubia Ponce Chavarría, hacia su casa de habitación, en el municipio de Veracruz. Ponce aseveró que los maleantes vestían uniformes policiales con chip o placas de identificación, y que había una patrulla policial.

“Ellos no son policías, solo los vieron vestidos de camisa celeste, pero policías no son, no andan chip, no andan nada de eso, y andaba una persona de civil; en ningún momento andaba una patrulla allí, fue una moto negra (la que usaron)”, afirmó la comisionada mayor Glenda Zavala, jefa de la Dirección de Auxilio Judicial, DAJ.

Los detenidos, que pasaron a la orden del Ministerio Público, y en el caso del menor al Juzgado Primero de Distrito Penal de Adolescente, por los delitos de crimen organizado, secuestro extorsivo y asesinato, son: el adolescente conocido como “La Nena”, Elvis Montoya Taylor, Elvis Mejía Rivas, Gilbert Montoya Taylor y Rogelio Mejía Rivas.

“Las fugas ocurren”
La viuda de Hernández confió a EL NUEVO DIARIO que cuando hicieron del conocimiento de la Policía el caso, ella intentó salvar a su esposo junto a los uniformados, por lo que planearon un operativo que al final fue infructuoso, según lo atestiguado por ella.

Señala de que a pesar de tener a la vista a los maleantes, permitieron que se fugaran.

La comisionada mayor Zavala se limitó a decir que “bueno, no es primera vez que se nos fugan, a veces a lo mejor pueden llevar más ventaja los delincuentes en relación al terreno, son obstáculos que tenemos, pero sí lo importante es que están presos”.

La Policía recuperó el vehículo del comerciante, en el que huyeron parte de los asesinos, pertenencias de la viuda y logró el reconocimiento de los delincuentes, gracias a la participación de testigos del hecho, la víctima y otras personas que estuvieron presentes en los diferentes momentos del caso y de los mismos policías que realizaron la investigación.