•  |
  •  |

Ante la divulgación de los señalamientos de maltrato físico de una docente hacia su alumno en el municipio de El Viejo, Chinandega, Ena Fuertes, de la Unidad Sindical Magisterial, consideró necesaria la demanda del análisis de los instrumentos vigentes diseñados para sancionar a los educadores.

Reconociendo la importancia de velar por el respeto de los derechos de los estudiantes, la sindicalista sostuvo que el gremio está en la total “indefensión”, pues desde 2006, bajo la administración del profesor Miguel De Castilla, en el Ministerio de Educación, Mined, se aprobó la aplicación de una normativa, mediante el acuerdo ministerial 217- 2006, que contempla sanciones penales para los maestros señalados de maltrato físico y sicológico contra sus estudiantes.

Elemento de coerción
Lo grave --plantea Fuertes-- es que dicho instrumento está siendo utilizado para coaccionar a los maestros y ponerlos manos atadas.

“El docente que exija o repruebe a un estudiante se expone a una acusación por maltrato sicológico”, asegura la representante gremial, explicando que en los centros escolares los asesores del Mined se han encargado de divulgar la posibilidad de denunciar al profesor que no acate orientaciones de aprobaciones masivas y de actitud permisiva.

“La normativa está siendo empleada de forma abusiva y desleal”, reclamó la docente, dejando claro que ellos no se oponen a que el maestro sea supervisado o investigado ante sospechas de abuso, y que de comprobárseles, que se aplique lo contemplado en la Ley.

Fuertes explicó que el solo señalamiento de maltrato sicológico que involucre a un docente, motiva que asesores del Mined, entre los que mencionan al dirigente sindical Francisco Avilés, se personen en el centro escolar para notificarle su situación, pedirle que haga entrega de los materiales de trabajo a su cargo, para luego aplicarle “medidas preventivas” que se resumen en separarlo de sus funciones, mientras se lleva el proceso investigativo.

Según la Ley de Carrera Docente, esa decisión solo se puede tomar cuando existe sentencia firme.

Actúan contra el maestro
“Están actuando en contra del maestro, el Mined no tiene por qué promover acusación en contra del educador”, reclamó la sindicalista, recordando que “la normativa no está por encima de la Ley”.

Agregó que los docentes han respaldado orientaciones como el que no se niegue el derecho a la Educación a niños y a adolescentes, pero que no sienten el mismo apoyo cuando ellos son las víctimas de los alumnos, y recordó el caso de la maestra Francela Araya, que quedó lisiada de la columna tras ser agredida por un estudiante, sin que fuera respaldada por la institución en su demanda de pensión.

Asimismo, recordó que ellos están atendiendo a menores con antecedentes delictivos, que requieren que se les inculque disciplina, pero como las órdenes son “no llamar la atención” y que “no se debe aplazar a nadie”, cuando los docentes lo hacen se arriesgan a una denuncia que hasta los puede dejar sin trabajo.

“El maltrato sicológico debe ser abordado con cuidado”, expresó Fuertes, señalando oportuno que las autoridades revisen y ordenen la aplicación de las sanciones para los docentes, pues son ellos los que están sufriendo la verdadera presión sicológica, “al aplicar medidas disciplinarias de forma incorrecta”.