•  |
  •  |

El magistrado del Tribunal de Apelaciones de Granada, Alejandro Estrada, renunció a su cargo esta semana ante la Corte Suprema de Justicia, después de estar suspendido de sus oficios desde hace cinco meses sin goce de salario, por actuar contra ley expresa en la liberación y disminución de pena de al menos diez narcotraficantes.

Estrada firmó esas sentencias en diciembre pasado junto a sus ex colegas Julia Selva y Ligia Rivas, quienes interpusieron su renuncia el mes pasado, argumentando problemas económicos. La renuncia al cargo fue la vía que los magistrados investigados encontraron para salir airosamente del aprieto, aprovechando que los magistrados de la Corte no lograron las 12 firmas para hacer efectiva la sentencia para determinar responsabilidad por actuar contra ley expresa y ordenar la destitución de sus cargos.

En declaraciones pasadas, el magistrado vicepresidente de la Corte Suprema, Marvin Aguilar, dijo que “el que renuncia es porque se siente pegado”, porque según él, la Corte cumplió con su trabajo, que es suspender sin goce de salario, investigar y resolver, de acuerdo con las pruebas. Además, aclaró que es obligación de la Policía y de la Fiscalía investigar y acusar por la vía penal, y que por lo tanto, ese no es asunto de la Corte.

La renuncia de Estrada fue confirmada por la magistrada Yadira Centeno y por el doctor Rafael Solís.