•  |
  •  |

La Presidencia de la República, a través de la Secretaria de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo, orientó a la Contraloría General de la República auditar el traspaso de autoridad en la Dirección General de Ingresos, tras la destitución del exdirector Walter Porras y la asunción de Martín Rivas Ruiz.

Mediante una nota de prensa publicada en el portal de noticias oficiales del gobierno, El 19 Digital, la vocera y esposa del presidente Daniel Ortega, Rosario Murillo, dio total respaldo a la alcaldesa nombrada por el CSE en Managua, Daysi Torres, y a Fidel Moreno, Secretario General de la Alcaldía de Managua y organizador de la campaña del FSLN en la capital, tras rumores y publicaciones sobre su presunta destitución del cargo municipal.

Murillo precisó en su informe que los señalamientos de concejales liberales de la municipalidad en contra de Torres y Moreno, así como las publicaciones de los medios de comunicación eran “campañas de difamación y desprestigio, que pretenden dañar la buena imagen de la gestión de la Alcaldía del Poder Ciudadano de la Ciudad de Managua”.

En la nota de prensa, el gobierno anunció oficialmente que solicitó a los contralores una auditoría sobre el traspaso en la DGI, luego de que se destapara un informe policial sobre un fraude multimillonario bajo la administración de Porras, el exfuncionario público conocido como el más servil entre el círculo de funcionarios de gobierno.

El comunicado atribuye “los rumores” a medios de prensa que “tradicionalmente han conducido y desarrollado campaña mediáticas contra el gobierno y las instituciones donde el pueblo con el Frente Sandinista protagonizan sus procesos de restitución de derechos”.

Lo que se sabe
El Semanario Confidencial, EL NUEVO DIARIO y La Prensa han informado sobre el supuesto acto de corrupción en la DGI por decenas de millones de córdobas, sobre la base de un documento que fue filtrado a los medios acerca de investigaciones realizadas por agentes de la Dirección de Investigaciones Económicas.

De acuerdo con los reportes de prensa, el acto de corrupción se habría realizado desde 2007 y durante la administración de Porras Amador en el área de devoluciones de impuestos a empresas sin cumplir con los procedimientos debidos y bajo la solicitud de “aportar recursos a la campaña del FSLN”, en caso de empresas sandinistas y coimas con los otros.

El anuncio de Murillo se suma a otras acciones que se realizan en torno del exfuncionario, ya que la directora de la Policía Nacional, Aminta Granera, informó que las investigaciones se realizaban por instrucciones de Ortega, quien orientó ampliar las indagaciones en otras instituciones públicas.

Esa orientación incidió en los rumores sobre una posible investigación policial en la Alcaldía de Managua.