•   RIVAS  |
  •  |
  •  |

El istmo del departamento de Rivas y principalmente el complejo aduanero de Peñas Blancas, ha sido en los últimos cinco años escenario de grandes decomisos de dólares provenientes del crimen organizado, y a la fecha la cantidad supera los doce millones de dólares, de los cuales se desconoce con exactitud qué fin tuvieron, ya que  nadie responde con certeza  qué se hace con tanto dinero y quién o quiénes son los beneficiados.

Cabe señalar que entre 2005 y 2006 se incautaron dos millones 749 mil 220 dólares, sobresaliendo el quiebre del 25 de agosto de 2006, cuando la Policía de Peñas Blancas encontró 2 millones 219 mil 400 dólares, que trasladaba en un furgón el capitalino  Julio César González, quien se atrevió a decir en el proceso judicial que desarrolló en su contra por contrabando aduanero, que lo que realmente trasladaba hacia Costa Rica eran más de cuatro millones de dólares y al final del proceso, hasta logró la libertad condicional.

Pero 2007 ha sido el peor año para el crimen organizado y el mejor para quienes se benefician del dinero ilícito, ya que la Policía incautó 5 millones 231 mil 535 dólares en cuatro quiebres, sobresaliendo el del 12 de noviembre, cuando efectivos del ejército y de la Policía le dieron persecución a un taxi que al final dejaron abandonado en la comarca El Cocal, del municipio de Buenos Aires, y la gran sorpresa es que en la valijera del vehículo se encontraron dos cilindros de gas de 25 libras que contenían un millón 914 mil 800 dólares y a la fecha el conductor del vehículo identificado por la Policía como Fernando Benvenuto Méndez Villagra, sigue prófugo, pero la fiscalía ya introdujo una acusación en su contra.

Según la fiscal departamental de Rivas, Isolda Ibarra, esta enorme suma de dinero debería de estar en una cuenta de la dirección General de Aduanas ya que el proceso judicial  ni siquiera ha iniciado, debido a que el sospechoso se encuentra prófugo, pero a la fecha se desconoce qué paso con este dinero.

En 2008, las incautaciones de dólares al crimen organizado se redujeron, ya que  en cuatro quiebres se ocupó un millón 287 mil 980 dólares, siendo el más cuantioso el golpe asestado el 23 de julio al guatemalteco Mack Ludwing Sagustume Carte, al cual se le encontró 750 mil dólares.

Policía no obedece  a Ministerio Público
En los quiebres de 2009, la suma de dólares incautados al crimen organizado  fue de 894 mil 450 dólares,  y a partir de ese año el Ministerio Público solicitó a la Policía Nacional que el dinero ocupado pasase a la cuentas del Ministerio de Hacienda y Crédito Público, pero la petición no ha sido acatada ya que siempre el dinero pasa a engordar las cuentas de la Corte Suprema de Justicia.

Ese año, la fiscal Ibarra hasta le envió una misiva al entonces jefe de la Policía departamental de Rivas, Comisionado Carlos Espinoza, en la cual le hizo  saber que la orientación del Ministerio Público es que el dinero se adjudique a la cuenta del Ministerio de Hacienda y Crédito Público (MHCP), “porque es la única institución para resguardar el dinero”.

Dicha misiva fue enviada por la fiscal, luego que se enteró que de manera sorpresiva, 292 mil dólares incautados en tres operativos realizados en septiembre , fueron depositados a la cuenta de la Corte Suprema de Justicia, aunque según las leyes, dicho dinero debió ser adjudicado a la cuentas del Ministerio de Hacienda y Crédito Público.

En esa ocasión, la fiscal Ibarra, señaló que  la Ley de Administración Financiera y Reglamento Presupuestario establece que los ingresos ordinarios y extraordinarios deben ser administrados bajo el sistema de cuentas de la Tesorería General de la República, y, con base en ello, alega que el dinero ocupado en los tres quiebres debió  ser depositado al MHCP.

Para el Ministerio Público durante 2010, la situación continuó igual ya que los 519 mil 940 dólares ocupados el 29 de noviembre a los salvadoreños Denis Antonio Salguero Flores y Walter Edgardo Siete Villeda, ni siquiera se sabe a cuenta de quién fueron a parar ya que el  juez de Audiencias de Rivas, Diógenes Dávila, en auto  dictado el 17 de diciembre, giró un oficio al jefe de Auxilio Judicial de la Policía de Rivas,  Comisionado Óscar Alemán, para que depositara la fuerte suma de dólares a la cuenta de Banpro número 10020313819142, pero no especifica a nombre de quién está dicha cuenta y 4 días después giró otro oficio en el que no detalla con exactitud el destino de los dólares.

En lo que va de este año, el crimen organizado ya recibió un contundente golpe la noche del 31 de marzo, cuando en la frontera de Peñas Blancas se encontró dentro de la cabina de un furgón 2 millones 197 mil 340 dólares, y desde un inicio el Ministerio Público solicitó a la Policía que el dinero fuera depositado a la cuenta del MHCP, pero se desconoce cuál fue finalmente el destino de la narcofortuna.

Según la fiscal Ibarra, la Ley 735 establece que el dinero debe de ser distribuido entre la Policía, CSJ, Ministerio Público, Ministerio de Salud, Educación, Sistema Penitenciario, Consejo Nacional contra el Crimen Organizado y la unidad administrativa de bienes, “pero estas dos últimas ni siquiera se han conformado”, señaló la fiscal.