•  |
  •  |

La XX Cumbre del Grupo de Rio de países latinoamericanos comenzó el viernes en República Dominicana en un clima de alta tensión por la crisis entre Colombia y Ecuador -al que se sumaron Venezuela y Nicaragua-, y la incertidumbre de si servirá para buscar un diálogo.

El presidente ecuatoriano Rafael Correa pidió en la apertura de la cumbre que se incluya en las deliberaciones el "gravísimo problema creado por el gobierno colombiano" tras atacar el sábado un campamento de la guerrilla FARC en Ecuador.

Cara a cara

Con la mayoría de los gobernantes latinoamericanos presentes en la capital dominicana, la atención se centra en Correa, el presidente venezolano Hugo Chávez y su par colombiano Álvaro Uribe, a quien ven por primera vez cara a cara luego de que sonaran tambores de guerra en la región andina.

Al llegar este viernes a la cancillería dominicana donde se celebra la cumbre, Correa había dicho que pedirá que se condene a Colombia por invadir su territorio. Hay "que sentar un precedente para que nunca más en ningun en país se vuelvan a repetir estos actos" por parte "de un país que se cree con derecho de perseguir por todos lados a quienes ellos creen terroristas", afirmó.

Su par nicaragüense Daniel Ortega se sumó a la demanda al llegar y solicitó que el GRio emita "una condena contra actos terroristas, como los que cometió Colombia contra Ecuador".

La XX cumbre del Grupo de Rio se inauguró con la foto de los líderes, en la cual no figuró Uribe. Mientras éste declaraba a la prensa, el resto de sus pares se dirigió a la escalinata principal del edificio para tomarse la foto oficial, sin aguardarlo, constató la AFP.

Ecuador rompió relaciones con Bogotá por un ataque militar en su territorio contra una base de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que se saldó el sábado con una veintena de muertos, entre ellos el número dos Raúl Reyes.

La decisión fue secundada por Caracas y Managua en solidaridad con el gobierno de Quito, de quien son aliados ideológicos.

"¿Tú crees que mañana (viernes), aunque no esté en la agenda, no vamos hablar del tema?", inquirió Chávez a un periodista a su llegada la noche del jueves al Aeropuerto Internacional de las Américas, en Santo Domingo.

"Por ahí viene Rafael Correa y está indignado con Álvaro Uribe y tenemos que hablar del tema", dijo Chávez.

Las deliberaciones de los cancilleres se iniciaron el jueves en Santo Domingo en busca de consenso para el documento que será presentado en la cumbre y en cuyo borrador no había hasta el momento ninguna mención al conflicto.

Se esperará a que se reúnan los presidentes, acordaron los ministros, para decidir si se incluye en la declaración un pronunciamiento al respecto.

Los cancilleres discutieron sobre el fortalecimiento del mecanismo multilateral, el informe de financiación del desarrollo y la soberanía de Argentina sobre las islas Malvinas, además de lo relativo a la cooperación energética y la solidaridad con los países afectados por desastres naturales durante 2007.

La mayoría aprobó la solicitud de ingreso de Haití, país invitado a la cita, en la que estará representado por su primer ministro, Edouard Alexis.

La noche del jueves, el presidente dominicano Leonel Fernández recibió al mandatario colombiano Alvaro Uribe en su despacho y luego brindó una cena a los cancilleres.

Previamente, Fernández se había reunido con el secretario Iberoamericano, el uruguayo Enrique Iglesias, y ofreció un almuerzo a Felipe Calderón, su homólogo de México, país con el que República Dominicana tiene temas pendientes relacionados con el financiamiento y la cooperación a través de la compra de petróleo mexicano.

Otros dignatarios asistentes, algunos llegados a Santo Domingo la noche del jueves, son la argentina Cristina Fernández de Kirchner, el nicaragüense Daniel Ortega, el guatemalteco Álvaro Colom, el salvadoreño Elías Antonio Saca, el panameño Martín Torrijos y el guyanés Michael Bagdeo.

El mandatario hondureño Manuel Zelaya no sabía a última hora del jueves si asistiría a la cita luego de que una avería forzara a su avión a aterrizar poco después de despegar rumbo a la isla.

El edificio de la cancillería dominicana, frente al mar Caribe, acoge con dispositivos reforzados de seguridad esta XX Cumbre del Grupo de Rio, que terminará la tarde de este viernes con la emisión de la Declaración de Santo Domingo.

El grupo, compuesto por 20 democracias latinoamericanas, fue fundado en 1986 a partir del Grupo Contadora, creado para poner fin a la guerra civil centroamericana.