• |
  • |
  • END

LAS MINAS, RAAN

Dos personas de la ex Resistencia Nicaragüense resultaron muertas y otra salió herida de un aterrador tiroteo ocurrido la tarde de ayer, frente al colegio Santa Rosa de Lima, en la ciudad de Rosita, Región Autónoma del Atlántico Norte.

La primera víctima, José Timoteo Hernández León, de 43 años, alias “Comando”, pereció de manera instantánea de un disparo de revólver presuntamente 3.57, que la atravesó el corazón.

Mientras su amigo y acompañante, Donald Alaniz Mayorga, de 45 años, “El Niño”, fue impactado de dos balazos, uno arriba de la tetilla izquierda y otro en la oreja del mismo lado, y falleció cinco minutos después, cuando era trasladado al Centro de Salud con camas en Rosita.

En tanto, Pablo López, de 28 años, que no tenía nada que ver en el fatal incidente, resultó herido en el brazo izquierdo por un balazo desperdigado, al cumplir con su trabajo de seguridad en la entrada de las instalaciones del colegio Santa Rosa, cerca de la escena del crimen.

Uno de los testigos del sangriento hecho, Santos Izaguirre Espinoza, alias “El Pingüino”, directivo de la ex Resistencia Nicaragüense en Las Minas, asegura que hasta ahora es un desconocido el que mató a sus dos amigos de lucha.

No obstante, manifiesta que es un tipo de tez morena, de unos 5.6 de estatura, que llevaba una gorra descolorida negra y azul, y puesta una chaqueta negra, cuando a balazos les segó las vidas a “Comando” y a “El Niño”.

Las víctimas caminaban a la par de norte a sur, cuando en la dirección contraria se encontraron con el desconocido, quien tras sostener una fugaz conversación con “Comando”, sacó de la cintura el arma para matarlo.

“El Niño”, al ver que su amigo había caído muerto, sacó un revólver calibre 38 y lo accionó varias veces contra el desconocido, sin acertar ningún disparo. La respuesta del otro fue mortal, porque lo alcanzó con dos disparos que le costaron la vida.

En la escena del crimen se encontraron dos revólveres, uno calibre 9 milímetros, serie 13461380, y otro calibre 38, Taurus, serie XE190086, uno lo portaba “Comando” y otro “El Niño”.

También se encontraron seis casquillos percutados. El tiroteo ocurrió cuando los estudiantes salían del colegio mencionado.

Una hora antes de este suceso violento, José Timoteo Hernández León, “Comando”, participó en Rosita en las negociaciones y acuerdos entre una comisión del Consejo Regional, presidida por Carlos Sanders y el concejal Eduardo Romero, con líderes mestizos que pusieron un tranque en la entrada a esta ciudad, en reclamo por el desabastecimiento de alimentos y por ayuda para reconstruir sus viviendas, además de la titulación de propiedades individuales.

En ese encuentro “Comando” dijo que una persona llamada René Backer, de la organización Yatama, le gestionó cuatro mil manzanas de tierras que tenía en posesión cerca del lugar llamado Waspado, en el noreste de Rosita, para un colectivo de desmovilizados de la ex Resistencia, pero aseguró tener problemas con la legalización de la propiedad.

Todo hace indicar que el origen de este baño de sangre en Rosita puede ser el espinoso problema de la propiedad.