• |
  • |
  • END

LAS MINAS, RAAN

Amaneció interrumpido el paso vehicular en la entrada a la ciudad de Rosita, al ser puestos dos tranques de piedras y encontrarse unas trescientas personas de la etnia mestiza, exigiendo que el gobierno central les escuche y les resuelva sus problemas de hambre, medicinas, vivienda y titulación individual de las propiedades que poseen.

El tranque está instalado exactamente en la vía que parte en dos a la comunidad indígena Fenicia, lugar donde en ambos lados se encontraban dos columnas con más de cien vehículos, entre pesados y livianos, desde las primeras horas de ayer jueves.

La situación se puso tensa por la mañana ante los reclamos que a los manifestantes les hacían transportistas colectivos, selectivos y usuarios, por la violación al derecho ajeno a circular libre y sin obstáculo por el lugar.


Daño a taxi e intento de agresión a periodista
Producto de esas actitudes un tanto violentas, atribuidas a las personas que protestan con tranque en Rosita, un taxi blanco resultó con un leve daño en la carrocería de la tapa frontal, por una pedrada lanzada por un manifestante inconforme porque el dueño del automóvil, Delwin Antonio Matamoros, no le obedeció para que se estacionara en un lugar indicado.

El periodista Walter Treminio Urbina estuvo a punto de ser linchado y lapidado por los airados mestizos en protesta, luego que el comunicador les rogara que lo dejaran pasar, ya que se dirigía a Río Blanco a buscar a 17 representaciones deportivas que participarán en el campeonato nacional de béisbol infantil en Puerto Cabezas.


Amenazan con tomarse la Policía
La misma Policía Nacional se puso en alerta total, porque en el grueso del grupo de los demandantes se dijo que si había que tomarse el comando policial y secuestrar a su personal para que les oyeran, debía hacerse con firmeza y sin temor a las consecuencias.

Lo anterior fue tomado como una amenaza directa a la institución por el jefe policial, teniente Alex Chacón Mora, por lo que reaccionó registrando a sospechosos de portar revólveres, pero no encontraron ningún arma de fuego.

En el lugar de la protesta sólo se ven relucir machetes y piedras, objetos cuyo uso, en estos casos, es considerado como intimidatorio a las personas ajenas al tranque.

Y es que la decisión de limitar el derecho al libre tránsito vehicular en el lugar señalado, es para presionar al presidente de la República, Daniel Ortega, para que responda una pronta asistencia alimentaria a favor de treinta comunidades mestizas, ubicadas en el noreste de Rosita.

Pero también exigen con carácter de urgencia la titulación individual de las propiedades que ocupan en las comunidades llamadas Sector Minero, Cárpatos, El Black, Risco de Oro, California, Fátima, Samaria, San Agustín, El Guapotal, San Pedro 1, 2 y 3, San José de Kukalaya 1, 2 y 3, y Buena Esperanza 1, 2 y 3.


Madera
A la vez demandan permisos para aprovechar la madera caída en la propiedad individual, con lo que presuponen mitigarán un poco el hambre.

Según el líder de Risco de Oro, Francisco Morales Castro, el huracán Félix, dejó en más desgracia a casi tres mil familias mestizas en esos lugares, y debido a que no han sido atendidas de manera justa, ahora sufren de hambre y enfermedades.

Confió en que el Comité Municipal de Prevención y Mitigación de Desastres, Comupred, de Rosita, a cargo de la distribución de alimentos, sólo en una ocasión les entregó un poco, y prometieron que cada quince días les abastecerían, pero asegura que eso no ha ocurrido.

“La gente se está muriendo de hambre y por las enfermedades, y porque nos sentimos totalmente marginados, sin derecho a nada, estamos manifestándonos de esta manera (con tranques) para que nos atiendan de una vez por todas y sin discriminación”, gritó Francisco Morales, quien a renglón seguido dijo que le sobraban las “tapas” para abrírselas al presidente Ortega.


Contra la CSJ
Morales, que se considera “costeño” con derecho a las tierras, la emprendió contra la Corte Suprema de Justicia, porque dice que les han invalidado las escrituras de compra y venta de propiedades rurales individuales, elaboradas por abogados de la zona.

Rechazan de forma categórica el régimen de propiedad comunal de los pueblos indígenas y comunidades étnicas de Nicaragua, y de los ríos Bocay, Coco, Indio y Maíz, Ley 445, y en su lugar demandan una ley de igualdad con los mismos derechos en relación con la propiedad en las regiones autónomas.

“Todos los esfuerzos que se han hecho con el tema de la propiedad en las regiones autónomas están encaminados a enfrentarnos con los pueblos indígenas, porque todos los gobiernos, incluyendo el actual, quieren congraciarse con los indígenas”, consideró el señor Morales.