•  |
  •  |

El ex vicecanciller de la República, Guillermo Argüello Poessy, afirmó que los países vecinos de Nicaragua se han puesto de acuerdo no solo en procurar cercenar territorio a la nación, sino que han elevado sus pretensiones hasta la Corte Internacional de Justicia de La Haya y desgastar financieramente a uno de los Estados más pobres del Continente.

“El gobierno de Nicaragua ha adoptado la posición que debe asumir cualquier nicaragüense, que es que si somos demandados tenemos que defendernos y contestar la demanda”, dijo Argüello Poessy, quien fue vicecanciller en el gobierno de Arnoldo Alemán.

Las declaraciones del colegiado con período vencido se dieron luego de que EL NUEVO DIARIO informara que el caso de la demanda de Costa Rica en La Haya por el dragado del Río San Juan, ha tenido un costo de  6 millones 169 mil 29 dólares.

Nicaragua ha enfrentado juicios internacionales con Estados Unidos, Costa Rica, Honduras y Colombia.

La información sobre los costos del juicio por el caso del dragado está recogida en la página web de la Contraloría General de la República, CGR.

Pago en euros no en dólares
“Los datos que han presentado son exactos, y demuestran de manera clara lo costoso que son esos juicios”, dijo el ex vicecanciller Argüello Poessy.

“Cuando yo estuve en la Cancillería –-rememoró-- me di cuenta de lo caro que es contratar consultores extranjeros, traductores, y a los especialistas en límites marítimos, así como los expertos en lectura y manejo de mapas, además, se trata de honorarios en euros, no son en dólares”.

En ese sentido, señaló que los gobiernos de Nicaragua, independientemente del partido al que pertenecen, han tratado de solventar cualquier dificultad limítrofe con nuestros vecinos, y especialmente Costa Rica y Colombia, que han sido los que nos han sometido a todos estos juicios internacionales, sin tener que recurrir a La Haya, pero eso no ha tenido el éxito esperado.

“En el caso del dragado, Nicaragua no fue autor, sino que fue demandada por las pretensiones insensatas de Costa Rica, y ante eso teníamos que defendernos a cualquier costo”, indicó, tras recordar que antes --a finales de los años 90--, la misma Costa Rica nos demandó por sus intenciones de navegar armada en el San Juan, algo que tampoco prosperó.

Colombia y Honduras
Argüello Poessy dijo que lo más doloroso es que el juicio por el caso del dragado sigue.

“El juicio no ha terminado, y en cualquier momento van a estar demandando la delimitación de los espacios marítimos en el Pacífico, es decir, esto es de nunca acabar con los costarricenses, porque siempre están pretendiendo cercenar territorio y afectarnos de cualquier forma”, dijo.

“Lo mismo hace Colombia cuando quiere cerrarnos la salida al Mar Caribe, y la puñalada por la espalda que nos dio Honduras cuando ratificó el Tratado Ramírez-López “, sostuvo.

Juicios estériles
Argüello Poessy señaló que lo sensato sería que países como Nicaragua y Costa Rica, uno inmensamente pobre y otro menos pobre, se entendieran, “y evitar gastos millonarios en juicios estériles, pero la intransigencia del gobierno de Laura Chinchilla, no deja que  eso ocurra”.

El alto costo de defender la soberanía
“Si lo que piensan es desgastarnos económicamente, pues están muy equivocados”, expresó el colegiado con período vencido, “porque para defender el territorio nacional, Nicaragua ha hecho todo en el campo diplomático de manera correcta, y la mejor muestra son los resultados, porque querían navegar armados, la Corte dijo no; ahora querían parar el dragado y tampoco lo obtuvo, y quería junto a Honduras ser parte de un juicio que tenemos con Colombia y también fue negativo”.