•  |
  •  |

El estudio actuarial que se publicó en la página web del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) incluye seis modelos de gestión que traspasarían la deuda histórica del Estado a los contribuyentes, aumentaría la tasa de cotizaciones, eliminaría el techo salarial y dejaría a los cotizantes con solo 5 años de goce de los beneficios del INSS.

El especialista Manuel Israel Ruiz expresó que estas reformas son marginales, ya que no toman en cuenta el resto de coberturas, como enfermedad, invalidez y otros.

“El INSS tiene una cobertura de apenas un 24% de la población, y se modifica la pensión ordinaria para todos los que nacieron a partir de 1967. Esto implica que afectaría a los menores de 45 años, es decir a un 80% de los cotizantes”, explicó Ruiz.

En el estudio actuarial se platean seis modelos que van variando desde los más sutiles a los más restrictivos, en un intento de salvar al INSS de la quiebra mediata inevitable, generada a partir de la deuda histórica con la institución. Esta deuda asciende a más de 100 mil millones de córdobas.

Más trabajo, menos disfrute
“Con estas reformas, una persona deberá tener una vida laboral el doble de la actual, es decir, que tendrá que trabajar durante 30 años, y que se prolongará la edad de jubilación 5 años más”, apuntó.

“Yo voy a pagarle al INSS durante cinco años más, y voy a perder 5 años del disfrute y beneficios que antes tenía. Si tomamos en cuenta que según la edad geriátrica los hombres vivimos 15 años después de los 60, y las mujeres 18, esto dejaría pocos años de disfrute de nuestra jubilación, y más dinero recaudado en beneficio del INSS, pero en detrimento de nuestra calidad de vida”, señaló Ruiz.

Nuevo cálculo sería “mortal”
Para calcular la pensión a la que tendría derecho un trabajador, ya no se tomaría como base el artículo 58 del reglamento de la Ley General del INSS, sino la suma de todos los salarios registrados durante la vida laboral, divididos entre el número de meses cotizados.

“Esto significa que ya no se va a tomar en cuenta el período más alto cotizado en los últimos años, sino todos los salarios devengados a lo largo de la vida laboral. Esto significa una drástica disminución de las pensiones”, indicó Ruiz.

Será más difícil gozar de beneficios
Unido al aumento en las semanas laboradas (de 1,500 semanas), habrá una disminución de 0.5 por ciento de los beneficios percibidos. Antes, cuando se postergaba la edad de jubilación, por cada año laborado se recibía un beneficio de 1.5 por ciento, ahora será de 1 por ciento.

Según explica el especialista en temas de seguridad social, Jorge Toledo Aguilar, esto significa una mayor ganancia para el INSS.

“La pensión base es del 40% del salario. Por cada cuota arriba de las 750 cotizaciones, se recibe un aumento de 1.5% hasta llegar al 80% del salario, siempre y cuando este no sea mayor a 1,500 dólares. En estos modelos se plantea un aumento de hasta un 70% del salario base, lo cual, aparentemente, es bueno. Pero no, si analizamos que por encima de cada 50 cuotas el aumento se reduce a uno, y que la mayoría de los contribuyentes difícilmente alcanzará este techo. Vemos que hay más pérdidas que ganancias”, explicó Toledo.

Poca estabilidad laboral y baja escolaridad
Si a esto le unimos que la estabilidad laboral y la permanencia en los trabajos son bajas, y que el índice de rotación es de un 70%, nos quedamos en que cada vez será más difícil jubilarse.

“Hay que tomar en cuenta que la mayoría de personas tienen salarios que les impiden costear los gastos familiares, y que pertenecen a un sector informal que no cotiza. Esto significa que cada vez será más difícil el acceso a una seguridad social de calidad”, comenta Ruiz.

INSS siempre será caja chica
Según Jorge Toledo, estas medidas han sido pensadas para satisfacer el afán reeleccionista del partido gobernante, el cual se está preparando una nueva cama de ingresos por 5 años más.

“Esta no es más que una manera de seguir postergando la deuda histórica que se tiene con el INSS durante cinco años más, que serán los que Ortega planea mantenerse tras las próximas elecciones. Si aumenta la edad de jubilación, los pensionados tendrán que generar más riquezas que irán a las arcas del INSS para financiar los proyectos del FSLN, y retrasará a los nuevos pensionados que deberían comenzar a recibir su dinero durante cinco años más. Eso genera un ahorro considerable”, señala Toledo.

Ministerio de Hacienda desconoce las propuestas
El titular del Ministerio de Hacienda y Crédito Público, Alberto Guevara, de manera inaudita aseguró no conocer la Propuesta de Fortalecimiento del Sistema de Pensiones del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS, colgada en el portal web de esta institución.

Según Guevara, el gobierno no ha presentado todavía ninguna propuesta, y lo publicado en la web del INSS, “deben de ser procesos que se están trabajando”.

“No les puedo contar cosas que no conozco, no sé qué es lo que tiene la página web del INSS. No les puedo contestar porque desconozco qué es lo que dice lo que está publicado”, refirió el funcionario.

Agregó que “todavía no están definidas las líneas, hay procesos de trabajo normales no desde ahorita, desde hace mucho tiempo, y considero que el tema será oficial cuando se presente oficialmente”.