•  |
  •  |

Con una mordaza negra en la boca. Así lució ayer el concejal Leonel Teller, luego de que una vez más el juez Octavo Local de Audiencias, Celso Urbina, aceptara la denuncia que interpuso la alcaldesa designada Daysi Torres, quien lo acusó por injurias y calumnias.

La primera denuncia en contra de Teller la interpuso Fidel Moreno, y el pasado martes, durante la comparecencia, el juez encontró elementos suficientes para que la acusación prosperara, así que le puso el 16 de junio como fecha para el juicio oral y público.

Ahora la representante legal de la alcaldesa, Karla Marina Alvarado, también se irguió con la victoria, al conseguir que el mismo juez Urbina aceptara la querella que interpuso la alcaldesa.

Durante la audiencia preliminar, Alvarado ofreció como pruebas contundentes del delito el ejemplar del diario La Prensa, donde salieron publicadas las declaraciones del concejal Teller y de concejal García, quien también ya fue notificado, además de versiones de allegados a los “perjudicados”, quienes les informaron de las graves acusaciones que se habían hecho en su contra.

Alvarado alegó que Teller imputó comisión de delitos concretos en sus declaraciones como: peculado y malversación de caudales públicos, hechos que según la abogada defensora de Torres no están debidamente fundamentados.

“Los imputados por el caso de la sustracción de los 3.5 millones de córdobas de la alcaldía ya fueron condenados, él está injuriando y mi representada no firma ni autoriza cheques de ninguna naturaleza”, declaró Alvarado.

Objeciones del judicial
Por su parte, el abogado de Teller, Iván Pereira, al intentar decir sus alegatos, quiso mencionar de nuevo las palabras de la juez Ingrid Lazo y de los dos funcionarios menores condenados, pero fue objetado inmediatamente por Alvarado y por el juez Urbina, quien le indicó que la audiencia no era para presentar ese tipo de pruebas y que en todo caso lo podrían hacer después.

Al intentar hablar sobre el artículo 34 de la Ley 40 (Ley de Municipios), que señala que el alcalde es quien autoriza los pagos, Pereira también fue objetado, por lo que su defensa solo quedó en intentos.

El juez Urbina, tras escuchar a las partes, admitió la denuncia y programó el segundo juicio oral y público de Teller para el próximo 26 de junio a las 8:30 de la mañana.

Representa simbólicamente el silencio
Tras la decisión del juez y de abandonar la sala, el concejal recalcó que no es él, sino “el pueblo de Managua” al que sientan en el banquillo, y que los informes de la Policía ratifican el fallo en los controles y en la veracidad de la firma de los involucrados.

“No hubo oportunidad de brindar argumentos, como el artículo 204 del Código Penal vigente, que habla de la exclusión de delitos. No existe delito de injuria cuando la imputación sea verdadera o está vinculada con la defensa de un interés público o actual”, declaró el concejal.

Súbitamente Teller sacó de entre sus ropas una calceta negra y se la puso en su boca, simbolizando la mordaza que el FSLN, a través de los funcionarios municipales, le pretende imponer con este juicio.

Abogada de Torres dice que todo está claro
La representante de Torres señaló que la acusación está clara, y que las palabras de Teller dañan la reputación y que las pruebas son suficientes, al referirse al ejemplar del diario.

“Estamos haciendo juicio de injurias y calumnias, él (Teller) señala a mi representada de malversadora de fondos, de robarse un dinero, dice que está delinquiendo y no ha demostrado que lo que dice tiene la razón”, concluyó Alvarado.