•  |
  •  |

El mensaje escrito en los grandes rótulos anunciando el fin del mundo pasado mañana podría generar ansiedad en algunos nicaragüenses, lo  que los llevaría a cometer locuras, y la presencia de estos anuncios es un error que debe corregirse, consideraron expertos en psicología y concejales capitalinos.

Enormes rótulos, ubicados en diferentes puntos del país, contienen parte de la siguiente cita bíblica que dice: “Tocaré trompeta… avisaré al pueblo”. Ezequiel 33:3. En letras más grandes advierte: ¡El Día del Juicio Final! 21 de mayo de 2011, e invita a escuchar la radioemisora FamilyRadio.com que pertenece a una secta religiosa californiana dirigida por el norteamericano Harold Camping.

El psicólogo Alberto Sánchez Argüello consideró que, en nuestro país, una gran parte de la población es susceptible a este tipo de mensajes, que los puede llevar a ser víctima de la ansiedad. Otro factor influyente es que las personas hacen una relación del fin del mundo con los fenómenos naturales y las predicciones religiosas.

Puede pasar lo inesperado

“Nunca se sabe, no me extrañaría que más de alguno lo haga, venda todas sus pertenencias o se suicide ante la supuesta llegada del fin del mundo, pero yo no esperaría que sean demasiadas personas, porque aquí en general no es lo mismo que pongás un rótulo y tengás una radio, a que tengás grupos que se reúnan y estén en constante contacto como las sectas”, aseveró Sánchez.

Sánchez indicó que las personas que más se informan y tienen un nivel educativo alto, son menos susceptibles a la influencia de los mensajes del miedo. Dijo que el Estado y otros sectores de la sociedad deberían impulsar campañas dirigidas a calmar la ansiedad de los pobladores que creen en estos cuentos y así evitar desgracias mayores.

ALMA debe corregir

El concejal orteguista de la comuna capitalina, Manuel Valle, quien es un devoto católico, hizo un llamado a la población para que no crea en los mensajes del miedo, y señaló que las personas hasta podrían impulsar una demanda judicial en contra de los promotores de los grandes rótulos.

“Dicen las sagradas escrituras: ‘Solamente el Padre, que es Dios, es quien sabe el día y la hora’. No se sabe si va a ser de día, si va a ser de noche; eso que están haciendo allí es una calumnia y están blasfemando ante la palabra de Dios y las sagradas escrituras”, aseveró.

“Sería bueno, ya que me tocaste el tema, verlo y corregirlo --el permiso que ha dado ALMA para que los rótulos sigan siendo mostrados a la población--, porque las empresas que venden esos espacios no te dicen qué es lo que van a poner, no saben si van a poner ventas de pollo, venta de otra comida o a alguna persona allí”, señaló Valle, quien prometió abordar el tema en el Concejo.