•  |
  •  |

EL NUEVO DIARIO cumple 31 años de servicio informativo. Un repaso por su historia produce en sus directivos la satisfacción de haber contribuido a la consolidación de un proyecto periodístico que de sus orígenes conserva como faro el compromiso social.

La modernidad, y los buenos y los malos tiempos EL NUEVO DIARIO los ha sobrellevado teniendo como prioridad honrar la confianza que sus lectores han depositado en él.

Su alto número de lectores es la demostración de ese respaldo, y quienes hacen este diario no lo pueden recibir de otra manera que no sea como un enorme compromiso. Francisco Chamorro, su director, asume la responsabilidad de retribuir esa posición de privilegio y apoyo ciudadano, manteniendo la línea de independencia demostrada hasta hoy.

EL NUEVO DIARIO, dice Chamorro, asume y celebra sus 31 años manifestando públicamente su voluntad de seguir conduciendo el diario sin apartarse de su esencia altamente social. Seguiremos informando, recreando e investigando con sentido crítico, garantiza Chamorro.

Vamos a honrar la confianza del pueblo
“La manera como los nicaragüenses a lo largo de todas sus etapas han recibido al periódico, la manera como lo han apoyado, la manera como lo leen, la manera como nos critican, la manera como quieren que seamos mejores, todo eso, llega a quien lo elabora como un profundo sentimiento de compromiso”, refuerza su director fundador Danilo Aguirre Solís, quien junto a Xavier Chamorro (q.e.p.d.) y a un grupo de visionarios trabajadores del diario La Prensa, convencidos de la necesidad de que en Nicaragua se abrieran espacios para el ejercicio del periodismo verdaderamente independiente, un día como hoy --limitadísimos de recursos, pero con abundante conciencia-- contribuyeron para que EL NUEVO DIARIO comenzara a establecer esa relación con el pueblo nicaragüense que ya suma 31 años.

El doctor Aguirre hoy reconoce que la efervescencia de la Nicaragua de 1980, motivada por el derrocamiento de la dictadura somocista, “no nos hacía ver la enorme tarea que teníamos por delante”, permitiéndose declarar “pleno orgullo” de ver que el diario mantiene esa fuerza motriz que conllevó a su concepción, en la que resaltaba la necesidad de una transformación económica y social del país, muy vigente en nuestros tiempos, cuando los beneficios reales para la mayoría de pobres de este país siguen sin llegar.

Su nivel de satisfacción dice que solo es comparable con lo que siente un padre cuando ve a sus hijos sortear la vida con éxito. Se declara “muy orgulloso de lo que ha durado tanto tiempo… EL NUEVO DIARIO me proporciona todos esos sentimientos, siento que la empresa en la que me metí el 19 de mayo de 1980, con un futuro incierto, es hoy --31 años después-- una de mis más grandes realizaciones como periodista y como persona… EL NUEVO DIARIO ha podido meterse tan profundo en el pueblo, que han sido incontables las explosiones de júbilo porque continúe siendo el periódico que en 1980 prometió ser voz de los nicaragüenses”, expresa el doctor Aguirre.

Apuesta al periodismo de calidad
Francisco Chamorro dice que la mayor demostración de ese compromiso del que hoy habla, la ciudadanía la encontrará en sus páginas, en las que, asegura, seguirán teniendo cabida las investigaciones periodísticas que han distinguido la composición informativa del periódico.

El periodismo de investigación, asegura Chamorro, se ha convertido en la esencia de EL NUEVO DIARIO, en su corazón.

EL NUEVO DIARIO que día a día entregamos a los nicaragüenses, según Chamorro, es concebido bajo los parámetros del más alto compromiso social.

Y si buscamos ejemplos que demuestren si EL NUEVO DIARIO está ejerciendo el periodismo que esperan y demandan sus lectores, además de su alta circulación, allí están los numerosos reconocimientos a la excelencia periodística que en los últimos años se han acumulado, ya sea por investigaciones de casos de corrupción, como por el ejercicio del periodismo de profundidad donde cobran espacio las temáticas sociales, dice su director.

En cuanto a su línea editorial, Chamorro es claro: “Nos hemos caracterizado por ser un diario pluralista, abierto a los sectores sociales, sociedad civil y partidos políticos, ese proceso debe profundizarse”, dice sobre este año electoral.

Las páginas de EL NUEVO DIARIO estarán abiertas para debatir, asegura Chamorro.

“Hay una continuidad del proyecto (periodístico) siempre al servicio de quienes no tienen voz de todos los sectores de la sociedad”, reafirma Chamorro.

Y en ese sentido es que EL NUEVO DIARIO se propone avanzar, aprovechando las herramientas que los tiempos modernos ponen al servicio de los medios informativos. Entre los planes de este periódico está el fortalecimiento de su sitio web como una manera de mantenerse vigente.

Responsabilidad del relevo generacional

El reto, a juicio del doctor Aguirre, lo tienen las nuevas generaciones de periodistas ya instaladas en su sala de redacción. Les toca corresponder aportando para no perder los principios, y a la complejidad del perfil que a EL NUEVO DIARIO le ha tomado muchos años elaborar, manifestó.

“Hemos sentido el inmenso cariño que el pueblo le tiene al diario, lo que quiere decir que cuando de esa manera te quieren, de esa manera te estiman, algo bueno habrás hecho a lo largo de toda tu existencia, y eso es un estímulo” para el relevo generacional, señala el doctor Aguirre, ahora que ya siente que “de alguna manera le he cumplido al pueblo” convencido de que “lo mejor para Nicaragua está por venir”.