•  |
  •  |

Enrique Alejandro Artola López es un joven de 29 años, chinandegano de cepa, quien enfrenta una dura prueba  de vida.  Le han diagnosticado una insuficiencia renal y anemia. Los riñones han perdido su capacidad. Los niveles normales de creatinina son 0.8 a 1.4 mg/dl (miligramos por decilitros) esto es un comparativo en sangre, Alejandro presenta un 15 mg/dl que pone en alto riesgo su vida.

Al conversar con él, en su humilde hogar, se nota la enorme tristeza que le embarga, pues el diagnóstico le está amenazando sus planes para el futuro inmediato.  Los médicos le han dicho que necesita con urgencia un trasplante de riñón para sobrevivir.  

En el Hospital España, de Chinandega,  donde lo han atendido desde el año pasado,  manejaron al inicio su enfermedad como un problema de gastritis y no como una insuficiencia renal.

Un día de 2010, Alejandro  comenzó a sentirse mal. Despertó con vómitos y dolor abdominal. “Esto es una gastritis”, le dijo el médico de turno.  De inmediato comenzaron a recetarle la medicina tradicional para aliviar este padecimiento. Un año pasó así.  Luego aparecieron dolores más fuertes, más vómitos,  pérdida de peso y el decaimiento que lo obligó a  salir  de la universidad y a renunciar al trabajo.

Alejandro tiene que sacar fuerzas para luchar todos los días contra su enfermedad, porque dice que siente mucha  fatiga tras el mínimo esfuerzo, tensión baja, dolor de cabeza, vértigo, somnolencia e irritabilidad.

Insuficiencia renal se describe como una disminución en la filtración de la sangre. Alejandro también tiene que enfrentar un  problema de anemia profunda.  En estos momentos, el joven es tratado médicamente con Eritropoyetina. Este es un medicamento parecido a la sustancia que el cuerpo naturalmente produce para aumentar el número de células sanguíneas rojas.

Antes de conocer de su padecimiento, Alejandro cursaba el segundo año de la carrera de Ingeniería en Sistemas. Estaba trabajando en una fotocopiadora y su sueño sigue siendo abrir su propio taller de reparación de computadoras y sacar de la pobreza a su familia, compuesta por su madre Aura Estela López, una hermana menor  y una sobrinita recién nacida.  Sus planes para casarse han quedado a un lado.  Afirma que su novia le brinda todo su apoyo.

Cuando ataca la anemia
 
Los riñones saludables producen la hormona  que estimula la producción de glóbulos rojos en la médula ósea, la eritropoyetina (EPO), que es un material esponjoso en el interior de los huesos. Los riñones enfermos no producen suficiente EPO. Como resultado, la médula ósea produce menos glóbulos rojos.  Las personas con insuficiencia renal avanzada, con  sólo el 10% de su riñón funcionando, sufren de anemia.

Los médicos le han dicho al muchacho que tiene tres opciones: la diálisis peritoneal; la hemodiálisis y el trasplante de riñón.  Alejandro afirma que pensar en  financiar un trasplante de riñón le resulta imposible porque ellos son  muy pobres.  Con la diálisis le limpian  la sangre de toxinas.

Desde 2000 se están practicando los trasplantes de riñón en los hospitales Militar y Metropolitano con buen suceso. Una cirugía de este tipo puede tener un costo aproximado de 60 mil dólares. Tanto el  paciente como el donador del órgano, quedan  muy bien y pueden  llevar su ritmo de vida normal, salvo algunas excepciones como hacer deporte de alto impacto.

Doña Rosa López de Morales, tía materna de Alejandro, nos manifestó que el muchacho es buen hijo, trabajador, sin vicios  y servicial, con enormes deseos de vivir, por lo que se ha ganado el  respeto y aprecio  de familiares y vecinos del barrio El Rosario de Chinandega. Es un joven callado, pero de carácter fuerte y con mucha fe en Dios, que en estos momentos le sirve como fortaleza para enfrentar  el padecimiento renal.

La madre de Alejandro, Aura Estela López,  contó que desde un primer momento que conoció sobre el problema de salud de su muchacho,  solicitó  ayuda  médica y  envió una carta  a la oficina de la Primera Dama de la República, Rosario Murillo, de quien espera una respuesta positiva. Ella es una líder vecinal.

(*)Colaboración. mpalaciosevilla@yahoo.es