•  |
  •  |

Un alto jefe policial miró algo muy distinto a lo que sufrieron jóvenes del Rescate del Sandinismo frente a donde se desarrollaba el Foro de Sao Pablo: no hubo más que “estirones de camisas” y quizás “algunos coscorrones, y mientras las cosas estén así, no va a pasar  nada en el país”.

Pero Israel Lewites dijo ante el Cenidh, donde junto a otros jóvenes vapuleados llegó a poner la denuncia: “Nos preocupa que mientras éramos golpeados observé que muchos de los agresores eran muy jóvenes, de unos 18 años. Esto me genera una profunda angustia, sobre todo cuando gritaban ‘amor y paz’ mientras nos estaban golpeando. Es insólito y una clara muestra de la locura en que se está cayendo. Nicaragua se está volviendo loca, y debemos ponerle freno, sentándonos para recapacitar que eso no tiene sentido”.

Narró que las agresiones sufridas iniciaron cuando le arrebataron una manta, y al ser halada fue arrastrado y pateado.

Policía anulada

Gonzalo Carrión también lamentó el papel de las autoridades policiales, y consideró que está anulada por el partido de gobierno, perdiendo su misión constitucional. “Actúan con violencia, pues cuentan con la fuerza institucional policial, que a pesar de estar ahí son totalmente indiferentes, violentando su mandato constitucional de prevenir el delito y resguardar la seguridad de las personas”, dijo Carrión.

Moisés Castillo Soza, otro de los agredidos, criticó también la falta de acción policial, señalando que no sólo cometieron el pecado de omisión, sino que son hasta complacientes, y se preguntó que si hacen esto a pocos meses de las elecciones presidenciales, ¿qué no harán si retoman el poder? En su opinión, ocurre esto porque el partido de gobierno sabe que no tienen asegurado su triunfo, y necesita amedrentar para disuadir a la población.

“Agresión no es algo aislado”
“Mientras se desarrollaban los hechos, incluso, no querían que los medios de comunicación estuvieran cerca, y hasta dejaron a los JS que se tomaran las vallas metálicas policiales que estaban en el hotel Holliday Inn para acorralarnos. A mí me dieron dos golpes en la cabeza y un codazo en el hígado, con lo que me dejaron tendido en el suelo”, aseguró.

El joven Carlos Villanueva dijo estar preocupado, dado que lo sucedido no es casualidad, no es un caso aislado, sino que responde a una lógica institucional de quienes están en el gobierno.

Los jóvenes, acompañados por abogados del Cenidh, se presentaron ayer por la tarde a la dirección de Auxilio Judicial a interponer la denuncia, como una formalidad, y para dejar patente ante las autoridades lo ocurrido.

Ante estos señalamientos, el comisionado general Javier Meynard, Director General interino de la Policía Nacional, no aceptó que los oficiales que estaban en el lugar actuaron de manera pasiva, y argumentó que estos intervinieron en el pleito entre los manifestantes del MRS y de la Juventud Sandinista.

Comisionado Meynard da su versión
“Efectivamente, después los policías los ayudaron (a la persona que arrastraron los de la Juventud Sandinista) y él después lo dice en  las cámaras de ustedes… se pretendía asegurar que no pasara a más el asunto entre los dos grupos y, efectivamente, no hubo más que estirones de camisas. Tal vez algún coscorrón, pero mientras las cosas estén así en este país no va a pasar nada”, justificó el comisionado general Meynard, pero no explicó por qué los uniformados no actuaron cuando el joven fue atacado, sino minutos más tarde cuando la agresión había pasado.

Sobre la pasividad del actuar policial cuando se trata de confrontaciones de tipo político, el jefe policial respondió que todos los casos que investigan pasan al Ministerio Público, y las personas afectadas en el enfrentamiento de este jueves tienen derecho de interponer su denuncia en la Dirección de Asuntos Internos de la Policía.

 

(Colaboración de Leonor Álvarez, Carlos Larios y Sylvia Hernández)