•  |
  •  |

Un sicario muerto, otro con pronósticos reservados y un policía lesionado
por un impacto de bala fue el resultado de un tiroteo entre  tres individuos  que llevaban la misión de asesinar a un rivense y efectivos de la Policía Nacional.

Según la comisionada mayor Dora Isabel Galeano, jefa de la Policía
Departamental de Rivas, el enfrentamiento ocurrió a las  4 y 40 de la
tarde del viernes en una vía pública de la comunidad de Las Banderas, del
municipio de Potosí, localizada frente al kilometro 88 ½ de la carretera
Panamericana Sur.

En el enfrentamiento la peor parte la llevaron los sicarios, ya que  por el lado de ellos  falleció Simón Antonio  Valle Leiva,  quien habitaba en Tipitapa y resultó con impactos de bala en el cráneo, abdomen y las costillas. Él falleció a las 9:15 de la noche, cuando era trasladado del hospital de Rivas al  Lenin Fonseca, de Managua
El otro baleado  es de nacionalidad costarricense e identificado como
Marcos Eduardo Guevara Vallejos. Permanece con pronóstico reservado en
una sala de cuidados intensivos del hospital rivense y de los tres el
único que resultó ileso fue Oscar  Giovanni Rodríguez
Aráuz, de 34 años, quien dijo ser originario de Ticuantepe y era el
conductor y propietario de la camioneta Four Runner placa M007 279, en
la que se movilizaban.

No hicieron caso a Policía
De acuerdo con la comisionada Galeano los tres sicarios ingresaron al
departamento de Rivas provenientes de la Carretera Panamericana Norte y
cuando efectivos de la Policía les hicieron la señal del alto, el conductor
de la  Four Runner no acató la orden y huyeron hacia la comunidad de Las
Banderas, donde se produjo el violento enfrentamiento que causó el pánico entre los habitantes.

En conferencia de prensa, la comisionada  Galeano  señaló que en el
intercambio de disparos resultó con una herida de bala en el pie derecho
un oficial que por razones de seguridad prefirió el anonimato y a la
vez  detalló que en la camioneta en la que viajaban los sicarios se encontró una pistola  calibre 3. 80, el pasaporte del costarricense, bolsitas con polvo blanco y documentos personales.

La jefa policial confirmó que los tres  pasajeros de la camioneta
llegaron a la ciudad de Rivas, con la misión de asesinar a José Arnoldo
Chamorro, quien según sus palabras debía a los sicarios 14 mil dólares y
estos lo estaban presionando para que pagara ya que de lo contrario lo
llegarían a asesinar por lo que alertó a la Policía sobre la llegada de los
sicarios y fue así que logró evitar que lo mataran.

Chamorro permanecía detenido en las celdas preventivas de
Rivas, pero se desconoce si el Ministerio Público   interpondrá denuncia
en su contra ya que la Policía lo señala de tener vínculos con la
narcoactividad  y que supuestamente realizaría un trasiego de drogas  con quienes le buscaban, pero al quedar mal, empezó el acoso y las amenazas de muerte.

El tico que lucha por su vida y Rodríguez Aráuz serian remitidos al
Ministerio Público, por el delito de crimen organizado, sicariato,
exposición de personas al peligro  y tenencia ilegal de armas.

Horas después de la balacera la Policía también procedió a detener  en
el mismo lugar  al conductor y los pasajeros de un taxi que se dirigían de
sur a norte y en el cual se encontraron una pistola nueve milímetros   y
61 casquillos de Ak.

En este caso, los detenidos son los rivenses Ángel Alejandro Contreras, Evert Mendieta Rodríguez, Kener Cruz Montiel y el tico  Jaime Antonio  Chávez. La Policía está profundizando  las investigaciones para ver si tienen algún vínculo con los tres frustrados victimarios.

Cabe señalar que desde septiembre de  2008, en el departamento de Rivas
ya se habla oficialmente de la visita de sicarios  que llegan con la
misión de acabar con la existencia de sujetos tumbadores de droga  y en
ese año sobresalió la captura de una banda integrada por un mexicano,
hondureños y nicaragüenses que pretendían matar a seis rivenses y en 2010, cinco personas del sexo masculino fueron ultimadas al estilo
sicariato y a la fecha los crímenes siguen sin ser esclarecidos.