•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Parlamento nicaragüense aprobó hoy, en lo general, un proyecto de ley que controlará y regulará los casinos, salas de juegos y máquinas tragamonedas, luego de nueve años de ser presentada su iniciativa.

Tras un debate de casi tres horas, 65 de los 68 parlamentarios presentes votaron a favor del llamado "Proyecto de Ley especial para el control y regulación de casinos y salas de juegos" y ninguno votó en contra de la iniciativa legislativa.

Se abstuvieron de votar, sin embargo, los diputados Mónica Baltodano (disidente sandinista) y los independientes Alejandro Bolaños y Salvador Talavera.

Baltodano criticó la aprobación de esa ley, que será discutida en lo particular (por artículo) a partir de este miércoles, y no descartó que detrás del proyecto se escondan "intereses ocultos", que no precisó, debido a que se discute nueve años después de su presentación y en un año electoral.

"Esa Ley establece un marco regulador, una serie de restricciones y un organismo rector", explicó, por su lado, el primer secretario del Parlamento, el liberal opositor Wilfredo Navarro.

Según el legislador, esa iniciativa creará "obligaciones" a los casinos y "establece la diferencia entre casinos y salas de juegos".

"También se prohíbe que en lugares como pulperías, farmacias o donde acuden menores de edad puedan existir máquinas tragamonedas", añadió.

Otro de los artículos, indicó Navarro, ordena y prohíbe que las máquinas tragamonedas tengan características que induzcan a los niños a los juegos de azar.

Además, establece el retiro y destrucción de aquellas máquinas tragamonedas que no se encuentren registradas legalmente.

Por su lado, el presidente de la comisión económica del Congreso, el sandinista Walmaro Gutiérrez, dijo a periodistas que esa ley permitirá un aumento en las recaudaciones del Estado, porque obliga a salas de juegos y casinos a su legalización.