•  |
  •  |

La presidenta de la Corte Suprema de Justicia, magistrada Alba Luz Ramos, una vez más desafió la posición de los magistrados liberales en ese poder del Estado, quienes se oponen a firmar los nombramientos de magistrados Laborales y de Apelaciones, bajo las condiciones de los orteguistas, y aseguró que el Poder Judicial no volverá a entrar en crisis institucional.

“Si ellos (los magistrados liberales) no quieren poner su firma, pues quedarán borrados de la historia como cumplidores de la ley, y nosotros tenemos que buscar la forma de cómo suplir eso. Desgraciadamente tendremos que estar de crisis en crisis en el Poder Judicial, pero vamos a encontrar la forma de sobrellevar y no permitir que la justicia se deje de aplicar”, expresó Ramos, durante una conferencia donde dio a conocer los resultados del concurso de selección de magistrados laborales.

 

Propone unión de Tribunales
Una vez electos cuatro de los siete postulantes, para ocupar los cargos, bajo el procedimiento establecido en la Ley 755 y Ley de Carrera Judicial; el magistrado liberal Manuel Martínez expresó que ellos (los orteguistas) se han “adueñado” de la Corte y de las salas, pero que no pueden nombrar a magistrados sin el voto de 12, como manda la Constitución Política de Nicaragua.

La solución que ofreció la magistrada Ramos para no entrar a una nueva crisis en el Poder Judicial es la unión de los Tribunales de Apelaciones, para poder trasladar magistrados a otros tribunales del país; ya que son 30 vacantes, 27 por vencimiento de término y tres por renuncia del cargo.

“Por ejemplo, unimos el Tribunal de Masaya con el de Granada, pero la justicia se tiene que administrar. Nosotros siempre hemos tratado de seguir adelante, no de obstruir el Poder Judicial. Aquí quienes han tratado de obstaculizar el trabajo del poder judicial son otros”, dijo la magistrada.

Sobre los problemas de acceso a la justicia que ocasionaría la unión de tribunales, la magistrada dijo que esos detalles se arreglarán más adelante, pero lo primero era garantizar que el Poder Judicial no entre en crisis.

El magistrado Martínez expresó que próximamente sostendrá una reunión con sus colegas liberales, y tendrán una posición de grupo. Por el momento, conservan su posición, y cualquier nombramiento de magistrados sin sus votos, sería inconstitucional.

Mientras tanto, el doctor Rafael Solís está en Ginebra, Suiza, donde presentó el anteproyecto del nuevo Código Procesal Laboral ante la Organización Internacional del Trabajo, OIT.