•   Bluefields  |
  •  |
  •  |

Reos que al conocer el encarcelamiento del empresario Frank Zeledón, intentaron realizar un sabotaje para armar un motín, fueron reducidos por la Policía. La reacción se dio luego de que el pastor Maynor Taylor denunciara la golpiza que le habría dado Zeledón.

La actitud de los prisioneros fue parte del respaldo que recibió el empresario, a quien finalmente, el pastor Taylor terminó perdonando por la agresión.

Todo comenzó cuando el líder de la iglesia Ebenezer de las Asambleas de Dios, ubicada en el barrio “Ricardo Morales”,  en compañía de feligreses, trabajaba en el levantamiento de un cerco de la iglesia.  A bordo de su cuadriciclo llegó Zeledón, y tras ataques verbales se registró el encuentro a golpes entre ambos.  

El  pastor  Taylor dijo que Zeledón lo agredió a golpes y con la cacha de su pistola. “Me dijo que tenía 100 vagos para destruir la iglesia y me atacó a puñetazos…, cree que como ya mató a una persona puede volver a cometer otro crimen”, dijo el pastor.

Pero Zeledón alega que solo se defendió. “El pastor quiere cerrar la calle, fue él quien comenzó a agredirme, me golpeó y me dijo un montón de cosas, yo agarré mi pistola y lo único que hice fue capearme la cara”, aseguró.

Zeledón considera que su detención es por diferencias con el jefe policial, comisionado mayor Manuel Zambrana. “Desde que vino aquí ha dicho que soy cocainero, aunque no tiene cómo probármelo, y que no se iría sin echarme preso”.

Wendelin Vargas, empresario del transporte acuático, y quien llegó en horas de la noche, dijo que apoya a Frank Zeledón porque no cometió ningún delito, y lo que hubo fue un pleito entre dos hombres. Que Zeledón “no era un ciudadano cualquiera porque es un empresario”; esta declaración fue cuestionada por la audiencia de las emisoras locales.
 
Hasta comparsa
En horas de la noche del martes, los reos de la celda 9, donde permanece detenido Zeledón, emprendieron un acto de sabotaje contra las instalaciones en un intento por provocar un amotinamiento que fue frustrado por la fuerza policial, mientras familiares y algunos taxistas amigos de Zeledón se presentaban en las afuera de la Policía a mostrar su apoyo, y pidiendo la salida del detenido, hasta usando una comparsa.

Pero el comisionado Zambrana señaló que la orden es actuar. “Un grupo de sujetos cabezas calientes, con apoyo de celulares, estaba llamando a gente para que vinieran a la Policía a realizar alteraciones al orden en la institución” .
Concluyó que “nosotros no vamos a permitir que nadie se nos escape… vamos a actuar si nos agreden o intentan fugarse”.