•  |
  •  |

Los trabajadores del Instituto de Medicina Legal que en fecha reciente fueron despedidos por participar supuestamente en la falsificación de un dictamen forense, alegaron inocencia y violación al debido proceso, y solicitaron que se investigue a los verdaderos culpables.

Walter Solís, quien se desempeñaba como secretario de clínica forense, expresó que los hechos sucedieron el 8 de marzo, cuando el doctor Tuckler Urroz realizó la valoración al reo Fernando Tejada Lau, reconocido narcotraficante según expediente judicial, y luego le pasó el informe para transcribirlo.

Una vez transcrito y corregido el dictamen que claramente decía que “el reo debía permanecer en régimen carcelario”, lo entregó al doctor para que lo firmara y sellara. “Cuando se lo entregué me dijo: ‘Ahí te lo llevo a tu escritorio, gallo’, y jamás lo regresó”, dijo el secretario clínico.

Solís volvió a saber del expediente a mediados de marzo, cuando lo entrevistaron en la Dirección de Auxilio Judicial. “Ahí me mostraron dos dictámenes con la misma firma y sello del doctor Tuckler, la diferencia era que uno decía que debía permanecer bajo régimen carcelario, y el otro que no, pero ese último jamás lo vi, hasta ese momento”.

Solicitan reintegro
Martha Idalia Matus y Evelio Gutiérrez, también afectados, expresaron que solo cumplían con su trabajo. Desde que fueron despedidos, los trabajadores han recurrido a diferentes instancias administrativas para que reviertan la decisión, les expliquen los resultados de la investigación policial, si es que ya concluyó, y les digan cómo están implicados.

“Que investiguen al doctor Tuckler, porque yo le entregué expediente, pero nunca me lo regresó”, dijo Solís.

Habla médico
El doctor Tuckler Urroz expresó que no tenía nada que decir respecto a los señalamientos que le hiciera el secretario Solís, porque la Policía ya había investigado.

“A mí me preguntaron en la Policía, pero no me dijeron resultados, porque entendía que no me encontraron nada. Y tengo entendido que aún se sigue investigando”, refirió el galeno.

Los afectados también confirmaron que las investigaciones en el IML continúan, porque están investigando a dos secretarias clínicas más.

Juez detecta incongruencias en dictamen
El juez quinto Distrito Penal de Juicio, Sergio Palacio, expresó que la valoración médico legal fue solicitada a raíz de un cambio de defensa, y cuando llegó el dictamen de medicina legal observó que había contradicción en el contenido.

Los signos vitales aparecían estables, sin embargo, en la parte conclusiva dice que por enfermedades crónicas varias existe un riesgo de compensación inminente y que no puede ser atendido en régimen penitenciario, explicó el judicial.

Ante la falta de concordancia, el judicial solicitó al IML una ampliación o aclaración del dictamen. Al día siguiente se presentó el forense Tuckler Urroz, al despacho del judicial, “asustado, me presenta el registro documentado y me dice: ‘Doctor, esto es lo que yo dictaminé, y en mi hoja aparece problema de salud negado’”.

El médico y el juez compararon los dictámenes, y al detectar las diferencias dieron parte a las autoridades. “Es una situación que no debe darse, debe investigarse, ya que por la maldad de uno la mala fama es de todos. Partiendo de eso se abrieron otras investigaciones, entiendo”, expresó el judicial.