•  |
  •  |

El miércoles pasado, en Jinotega, una mujer amaneció lanzada en el basurero municipal con impacto de escopeta en la cabeza; en Río San Juan, el sábado a mediodía, la comunidad local se estremeció con el homicidio de la esposa y suicidio del marido; ese mismo día por la noche, pero en Managua, se registró otra víctima: su pareja le propinó cuatro estocadas con un destornillador, produciéndole heridas que la llevaron a la muerte.

Pero la matanza que ocurrió en menos de una semana no terminó ahí, y el domingo una vendedora ambulante fue estrangulada en un hospedaje capitalino; mientras el martes, en Estelí, se encontró el cadáver de una mujer violada y estrangulada. Prácticamente, en todos los casos, el común denominador fue que la víctima conocía a su asesino.

Ante esto, la Red de Mujeres contra la Violencia condenó el alto índice de muertes de mujeres que se registraron en los últimos días, llegando a los 40 feminicidios en lo que va del año, por lo que solicitan públicamente al gobierno que se dé una alerta nacional y se tomen acciones concretas en las situaciones de violencia intrafamiliar, para que estas no se conviertan en homicidios.

¿Qué pasa?
Matilde Lindo, de la comisión coordinadora de la Red, se preguntó qué pasa, y criticó que las muertes continúan a pesar de los esfuerzos por contrarrestar la violencia intrafamiliar, las campañas de sensibilización, los seminarios y los talleres para los operadores de justicia sobre la problemática.

Por eso siente que esto ha quedado en maquillaje, dado que las cifras son impactantes en comparación con otros años, y considera que uno de los elementos críticos es la falta de justicia para las víctimas, y la falta de castigo contra los agresores. Así, la impunidad los alienta y les hace sentir inmunes ante autoridades que no aplican con dureza los castigos contra estos delitos.

“Considero que es la impunidad uno de los mayores elementos que incitan a la violencia contra la mujer y al feminicidio”, expresó Lindo, agregando que no hemos llegado a mitad del año, y, prácticamente, ya se igualaron las cifras del año pasado en este mismo período, y a nivel comparativo tiene una tendencia a incrementarse en el segundo semestre.

Recordó que en 2010, el monitoreo de medios de comunicación de la Red de Mujeres, contabilizó a 89 víctimas de feminicidio, y los 40 casos que se reportan hasta el momento… es para alarmarse.

Crímenes de odio
Patricia Orozco, del Movimiento Autónomo de Mujeres, MAM, alega que el gobierno debería declarar una alerta nacional, y tomar acciones concretas tanto la Policía Nacional, como el Ministerio Público y el Poder Judicial.

“La situación es grave, aunque no creo que se incrementaron las muertes, sino que los índices de la denuncia son mayores. Los feminicidios siempre han estado ahí. El feminicidio tiene característica particulares, dado que no es solo el asesinato de una mujer, sino el asesinato por ser mujer, y donde su agresor tiene un vínculo. Son crímenes de odio, y tienen sus características específicas-

Cuando solicitamos que la figura del feminicidio se incluyera en el actual Código Penal, nos volvieron a ver como locas”, alega Orozco.

Destacaron que al II Encuentro Nacional por la Vida y la Salud de las Mujeres, en el que participaron unas 160 mujeres de organizaciones por los derechos de las mujeres de todo el país, se invitó a la directora de la Policía Nacional, Aminta Granera; a la presidenta de la Corte Suprema de Justicia, Alba Luz Ramos; a la directora de las Comisarías de la Mujer, Mercedes Ampié, y a la ministra de Salud, Sonia Castro González. Ninguna llegó, ninguna envió a un delegado y ninguna envió una excusa para al menos justificar su ausencia.

Orozco expresó que así las autoridades gubernamentales demuestran su interés por el tema y por trabajar en conjunto, con la sociedad civil, en pro de una reducción de los feminicidios.

Se incrementa violencia en San Carlos
Por otra parte, a raíz del crimen que cobró la vida de María Andrea Navarro Lira, de 23 años, y de Harold Suárez Salablanca, de 33, alias “El Vaquero”, en San Carlos, Río San Juan, se ha incentivado la violencia de los hombres, que ahora amenazan con hacer lo mismo que “El Vaquero”, según varias denuncias interpuestas en la Comisaría de la Mujer.

Uno de estos casos es el de una joven del barrio Bello Amanecer, quien relató que su esposo llegó violento, tomó un pedazo de hierro y le dijo: “Si me las pegás, voy a hacer con vos lo mismo que hizo ‘El Vaquero’”. El mismo referente se escucha en otros hogares, en taxis y en centros de diversión.

Jacqueline Delgado Vega, sicóloga de la Comisaría, expresó preocupación por el fenómeno que se ha generado, y explicó que trabajan en el fortalecimiento de la prevención de la violencia intrafamiliar, e hizo un llamado a acudir a las autoridades si son víctimas de agresión o de amenazas. A juicio de la sicóloga, si ella o él hubiesen hablado y buscado apoyo, se habría evitado la tragedia.

En la delegación departamental del Sistema Local de Atención Integral a la Salud, Silais, trascendió que días antes de ocurrir la tragedia, otro hombre celoso llegó a las instalaciones cuchillo en mano, en busca de su mujer, quien se libró del ataque al ser auxiliada por sus compañeros.

Heizel González, jefa de la Comisaría de la Mujer de Río San Juan, informó que entre enero y abril se han registrado 176 casos de violencia intrafamiliar, más el parricidio que  conmovió a la sociedad. El pasado año en el mismo período se produjeron 169 acciones similares.